Voy a correr con intensidad, no con rapidez


Image credit: © Jasen Vinlove-USA TODAY Sports

Traducido por Carlos Pérez

Nuestro último análisis sobre lesiones descubrió que los equipos que corrían más agresivamente sobre las bases (intentando robos, tratando de conseguir bases extra, etc.) eran menos propensos a sufrir lesiones en el tendón de la corva que los equipos más estáticos. La relación no era fuerte, pero hizo saltar una pregunta interesante: ¿es un equipo con Byron Buxtons menos propenso a dañar sus tendones que un equipo de Yadier Molinas?

La analista de datos Shanna Shi tuiteó en respuesta:

¡Este hallazgo tiene sentido para mí! Los equipos corren más cuando saben que tienen una oportunidad de robar base, y la habilidad física general de tu equipo definitivamente va a jugar un papel importante. Un equipo de 25 Pujoles y Cabreras no va a intentar robar bases 24/7. Así que cuanto menos “capaz” sea un equipo de correr, es más probable que se lesionen cuando SÍ corran, incluso si eso ocurre menos frecuentemente que un equipo más “capaz”. A un nivel metodológico, esto sucede porque -por una razón u otra – hay una correlación entre la ratio de lesiones y equipo. Cuando lo estratificas por equipo, es cuando aparece la paradoja [de Simpson].

¡Esta es una observación interesante! (La Paradoja de Simpson se refiere a las relaciones entre conjuntos de variables). ¿Son los equipos que van base a base (posiblemente porque tienen corredores más lentos) más propensos a lesionarse en esprints ocasionales que un equipo de velocistas que corren frecuentemente? ¿Quién se lesiona más los tendones, los tipos lentos o los rápidos? Yo apostaría por los rápidos, ya que usan su velocidad para correr agresivamente más frecuentemente. La teoría de Shi es que los tipos lentos tienen la misma probabilidad; sus intentos poco frecuentes de ir de primera a tercera en un sencillo les hacen más frágiles que los velocistas.

¡Podemos probar esto! Le pregunté a Derek Rhoads, arquitecto de nuestro Registro de Lesionados, Tablón de Recuperaciones y Mapa de Lesiones de Cuatro Años, y mi colaborador en todas las cosas relacionadas con las lesiones, para generar una lista de cada jugador que acudió a la lista de lesionados con una lesión del tendón de la corva durante los últimos cuatro años. Entonces recuperé la velocidad de sprint de cada jugador. La velocidad de Sprint es una cifra que Statcast define como los pies por segundo más rápidos en promedio de un jugador durante un segundo en (1) carreras de dos o tres bases sin jonrones (excluyendo corredores en segunda cuando un imparable de bases extra tiene lugar) y (2) carreras a primera en roletazos de out o golpeadas débilmente. La velocidad de sprint, como métrica, tiene puntos fuertes y débiles, pero es particularmente relevante aquí. La mayoría de las lesiones del tendón de la corva ocurren cuando los jugadores corren las bases. Esas lesiones no ocurren cuando alguien trota desde tercera en un elevado de out a la tierra del jardín. Ocurren cuando alguien rompe a correr. La velocidad de sprint es el pico de esas carreras.

Fijé el límite mínimo para los jugadores en diez esprints. En 2021, hubo 558 velocidades de sprint registradas. Hubo jugadores que no corrieron las bases lo suficiente para tener diez esprints. Eso está bien, sacrificaré volumen por validez. De esos 558 jugadores, la velocidad promedio en sprint fue 27.2 pies por segundo. La mediana fue de 27.3. Esa es la base.

Hubo 111 jugadores en la lista de lesionados por el tendón de la corva en 2021. De esos, 12 jugadores tuvieron dos períodos en la enfermería por el tendón. Los quité para que pudiera hacer mi análisis sobre los jugadores en lugar de sobre las lesiones. Para esos 99 jugadores la velocidad promedio de sprint fue de 27.2 pies por segundo. La mediana fue de 27.4. ¡Eso es virtualmente idéntico al promedio general! Los jugadores que se dañan sus tendones de la corva no esprintan ni más rápido ni más lento que el promedio.

Pero quizá hay algo más. 99 jugadores no son una muestra grande. Y de esos, 32 no tuvieron suficientes esprints para entrar en la lista, sobre todo lanzadores. Si 99 no es grande, 67 tampoco.

Vayamos por una muestra más grande. Miré todas las lesiones que recuperó Derek de 2018 a 2021. Aquí están los resultados:

Velocidad de esprint Todos los jugadores, pies por segundo Jugadores con lesiones del tendón de la corva, pies por segundo
Número 2,122 158
Media 27.1 26.9
Mediana 27.2 27.0

Los jugadores que acabaron en la lista de lesionados tuvieron una velocidad de esprint ligeramente más lenta que el resto de los jugadores. Hubo una velocidad de sprint de 27.2, exactamente la mediana, con 83 por debajo y 71 por encima. ¿Así que los jugadores más lentos son los que sufren más lesiones del tendón?

Yo no diría tanto. La diferencia entre una velocidad promedio de 27.1 pies por segundo y 26.9 pies por segundo está un pelín por encima de las dos pulgadas. Es menor del 1%. Si un jugador sostiene su sprint 90 pies, hablamos de 0.02 segundos. Eso es inapreciable.

Quizá, sin embargo, no deberíamos limitar este análisis a los tendones. Las lesiones, tirones y desgarros del cuádriceps, la ingle y el gemelo también se producen al correr. Aquí están los datos de todos los jugadores con lesiones de pierna (salvo caderas, rodillas, tobillos, pies, contusiones y fracturas) de 2018 a 2021.

Velocidad de esprint Todos los jugadores, pies por segundo Jugador con lesión de pierna, pies por segundo
Número 2,122 241
Media 27.1 26.9
Mediana 27.2 26.9

Este es el mismo resultado que arriba: los jugadores que acaban en la lista de lesionados fueron ligeramente más lento, medido por la velocidad de esprint, que todos los jugadores en general. De los 241 jugadores en la lista de lesionados, seis tuvieron la velocidad de esprint mediana de 27.2 pies por segundo. Hubo 104 jugadores lesionados que fueron mas rápidos y 131 que fueron más lentos.

Este histograma muestra las velocidades de esprint de todos los jugadores de 2018 a 2021.

Esa esa una distribución normal. ¿Es diferente la distribución de jugadores lesionados?

No, no lo es. Son similares, más o menos igual que la misma proporción de jugadores rápidos, lentos, y promedio. No hay pruebas de que los tipos rápidos o lentos estén en peligro.

Hablé con Derek sobre esto, y le dije que esperaba ver a los tipos veloces más propensos a las lesiones. Pero dijo algo significativo: un jugador que llega a la enfermería con una lesión de gemelo, tendón de la corva, cuádriceps o ingle puede regresar ligeramente más lento que antes de su lesión. Parte de eso puede ser psicológico, algo en el subconsciente que quiera evitar lesionarse de nuevo. Pero cuando Kyle Schwarber pasó 41 días en la lista de lesionados con desgarre en el tendón de la corva el año pasado, fueron 41 días en los que la mayoría del tiempo no estaba corriendo. Pudo haberse mostrado más lento inicialmente y regresado después, gradualmente, a su velocidad anterior. No hay manera de comprobar esta hipótesis, pero podría explicar muy bien la pequeña diferencia que encontró este análisis.

Así que creo que la opinión de Shanna Shi es buena. Pujols y Cabrera puede que sean lentos. Quizá no les imploren demasiado que roben bases, anoten desde segunda en un sencillo, o lleguen a tercera desde segunda en un elevado profundo a la derecha. Pero cuando corren, son tan propensos a romperse como cualquiera. Solo que lo hacen más lento.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.