Ser golpeado por lanzamientos es una habilidad


Image credit: Troy Taormina-USA TODAY Sports

Traducido por Marco Gámez

Durante las últimas cinco temporadas, Anthony Rizzo tiene 2,788 apariciones al plato. Marcus Semien suma 2,796, solo ocho más. Hay un par más de bateadores con números similares: 1,963 apariciones al plato para Mark Canha, 1,945 para Josh Reddick. Esto no quiere decir que Semien y Rizzo sean bateadores parecidos, ni Canha y Reddick. Pero han ido a batear casi igual número de veces. Tienen muchas diferencias, pero las oportunidades no es una de ellas.

Estas son algunas de esas diferencias: Rizzo recibió base por bolas en más del once por ciento de sus apariciones al plato, Semien en menos del diez por ciento. Canha superó en jonrones a Reddick, 70-50, pero también se ponchó mucho más, 433-288.

Atribuimos esas diferencias a la habilidad. Rizzo tiene una disciplina superior en el plato. Canha tiene más poder. Reddick hace mejor contacto. No es suerte. Son muy buenos en varias de las cosas que hacen.

Aquí está otra diferencia:

Si la capacidad de Rizzo para conseguir bases por bolas, la capacidad de Canha para conectar jonrones y la capacidad de Reddick para evitar los ponches son habilidades, ¿por qué no lo es la capacidad de Rizzo y Canha para ser golpeados por lanzamientos?

Está bien, tal vez no todo sea habilidad. Tal vez también haya voluntad. Pero ser golpeado por un lanzamiento tiene valor. Rizzo tiene un promedio de alcanzar la base de .377 en los últimos cinco años. El de Canha es .356. Si hubieran sido golpeados por lanzamientos con la misma frecuencia que Semien y Reddick, respectivamente, perderían 22 y 24 puntos de sus OBP (On Base Percentage, por sus siglas en inglés), respectivamente. (Antes de que lo digas: Sí, asumí que todos esos HBP (Hit By Pitch, por sus siglas en inglés) se convirtieron en outs. Licencia creativa. Tú sabes cuál es el tema aquí).

El año pasado, los bateadores fueron golpeados por lanzamientos a un ritmo récord (ignorando 2020, que es lo apropiado): uno por cada 86 apariciones al plato. Hay razones para este aumento. Los lanzamientos, por supuesto, son más rápidos que nunca. Como he escrito, los bateadores se ponchan más, lo que genera más apariciones al plato en los conteos favorables para el lanzador, cuando es más probable que ocurran los HBP. Como escribió mi colega Rob Arthur, el aumento es causado principalmente por bateadores más jóvenes.

En otras palabras, además de los cambios sistémicos que aumentan los totales de HBP, hay un subconjunto de bateadores que no solo están dispuestos a que los golpeen, sino que han aprendido a hacerlo sin lastimarse (con demasiada frecuencia).

Estos son los diez bateadores (con mínimo 1,500 apariciones al plato) que han sido golpeados con mayor frecuencia en los últimos cinco años. (Las edades son hasta el 30 de junio de 2021).

Jugador Edad AP GPL AP/GPL
Anthony Rizzo 31 2,788 104 27
Mark Canha 32 1,963 71 28
Josh Harrison 33 1,712 52 33
Justin Turner 36 2,305 63 36.6
Kolten Wong 30 2,067 56 36.9
Willson Contreras 29 1,813 53 39
Pete Alonso 26 1,569 39 40.2
Brandon Nimmo 28 1,615 40 40.4
Kris Bryant 29 2,489 60 41
C.J. Cron 31 2,031 48 42

Y estos son los diez más hábiles para escapar de las pelotas lanzadas hacia sus cuerpos.

Jugador Edad AP GPL AP/GPL
Josh Reddick 34 1,945 0
Eddie Rosario 29 2,414 1 2,414
Billy Hamilton 30 1,713 1 1,713
Franmil Reyes 25 1,540 3 513
Marcell Ozuna 30 2,331 5 466
David Fletcher 27 1,855 4 464
Orlando Arcia 26 1,738 4 435
Maikel Franco 28 2,162 5 432
Willy Adames 25 1,667 4 417
Marcus Semien 30 2,796 8 350

Por cierto, la última lista tenía un 70% de jugadores que asistieron a la universidad. Esta tiene el 70% de jugadores no universitarios. Que los universitarios sean más propensos a ser golpeados por lanzamientos realmente me hace cuestionar el valor de la educación superior, incluso antes de considerar toda la deuda.

Es posible que hayas notado que los diez jugadores que más han sido golpeados por lanzamientos tenían, en promedio, 30,5 años de edad el año pasado. Los diez menos golpeados promediaron 28,4. No concluyas nada con eso. Encontré una correlación baja pero positiva entre la edad y PA/HBP, es decir, los jugadores más jóvenes fueron golpeados con más frecuencia, como descubrió Arthur.

Creo que lo que es más interesante son las disparidades. Eddie Rosario tuvo 700 apariciones más al plato que Josh Harrison y ha sido golpeado por lanzamientos 51 veces menos. Willy Adames y Brandon Nimmo se han enfrentado a la misma cantidad de lanzadores, y Nimmo ha sido golpeado 10 veces más frecuentemente.

Si, claro Rizzo prácticamente se para sobre el plato. Y, si, aplicar la Regla 5.05 (b)(2)(A) y 5.05 (b)(2)(B)—no se sentencie golpeado por lanzamiento si “la bola está en la zona de strike cuando golpea al bateador, o el bateador no intenta evitar ser golpeado por la pelota”— es inconsistente en la mayoría de los casos. Pero las disparidades entre los jugadores tipo Rizzo y y los tipo Cahna del mundo en comparación con los tipo Reddick y tipo Semien son demasiado grandes para atribuirlas a una variación aleatoria. Algunos jugadores son realmente buenos para ser golpeados por lanzamientos. Algunos son realmente buenos para evitarlo. Si la disciplina en el plato, el poder y el contacto son habilidades, también lo es ser golpeado por lanzamientos.

Dada la temporada de .258/.285/.371 plagada de lesiones de Reddick en Arizona el año pasado, es posible que no tengamos la oportunidad de verlo extender su racha de 863 juegos sin ser HBP (actualmente es la décima más larga en la historia; la última vez que fue golpeado por un lanzamiento ocurrió el 22 de abril de 2014, contra el olvidado lanzador Pedro Figueroa). Mientras tanto, los fanáticos de los Mets, siendo fanáticos de los Mets, están preocupados porque en el caso de Canha, su equipo ha firmado a un bateador envejecido cuya mejor posición defensiva es BD. Pero, a su favor hay que decir que: sabe cómo ser golpeado por un lanzamiento, terminó empatado con Ty France en el liderato de la MLB con 27 el año pasado. Es posible que los fieles asistentes al Citi Field no lo vean trotar alrededor de las bases 26 veces, como lo hizo en 2019, pero sí pueden esperar verlo trotar lentamente hacia la primera base al tiempo que estarán seguros de que no se sobará la parte del cuerpo que acaba de ser golpeada.

El ser HBP en general ocupa un lugar extraño en el béisbol. No solo es una habilidad repetible, es valiosa: después de todo, un pelotazo es casi tan bueno como un sencillo. Pero al mismo tiempo, sería bueno si no fuera así, que pudiéramos solucionar que se le interprete en el código del béisbol como cobro de una deuda pendiente, lo que genera una reacción muy imprudente. Sin embargo, esa solución probablemente no llegue durante la carrera de Anthony Rizzo, por lo que también debemos aplaudirlo por ello.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.