¿Sacrificando a un solo lanzador?


Image credit: © Raj Mehta-USA TODAY Sports

Traducido por Fernando Battaglini 

El último día de mayo, conducía mi automóvil por la tarde, escuchando el primer juego de la doble cartelera de los Twins contra los Tigers en SiriusXM, me gusta mucho el equipo de transmisión de Dickerson/Price; no me odien por eso. El día anterior, los Tigers habían usado a tres de sus mejores relevistas—Joe Jiménez, Alex Lange y Gregory Soto—para preservar una victoria de 7-5. Rony García estaba comenzando su tercer juego de la temporada para Detroit, con el as de la rotación Tarik Skubal programado para comenzar el segundo juego de la doble cartelera día/noche.

Los Twins anotaron un par de carreras en la primera entrada y García se metió en problemas en la tercera. Byron Buxton conectó un sencillo, Max Kepler conectó un doble, Jorge Polanco conectó un sencillo y un out después, Gary Sánchez conectó su sexto jonrón del año. Un out en el tercero, los Tigers perdiendo 6-0, el bullpen sin un par de brazos (Soto y Lange habían lanzado en dos juegos consecutivos), otro juego esa noche y ningún día libre durante casi una semana. Dickerson y Price comentaron que, dada la situación, García podría tener que permanecer en el juego y recibir más daño, para preservar el cuerpo de lanzadores para los próximos días.

Resultó que García retiró a los siguientes ocho bateadores que enfrentó, dejando el juego con cinco entradas completas y tomando la derrota en una victoria de los Twins por 8-2. Pero la situación me recordó, este artículo que escribí hace cinco años. Noté que, desde la Segunda Guerra Mundial, la proporción de lanzadores abridores que duran ocho o más entradas ha caído de más de la mitad a un porcentaje de un solo dígito. La proporción que duró al menos tres entradas, pero menos de ocho había aumentado correspondientemente. Pero la proporción de abridores que duraban menos de tres entradas también había caído, de alrededor del 12% en los años cincuenta a menos del 5% en este siglo.

También miré en detalle al porcentaje mayor de los abridores que duraron tres entradas o menos, 1948, cuando el 14% de las aperturas cayeron en ese pote. Los lanzadores en esos juegos permitieron un promedio de 4.0 carreras por apertura, una efectividad de 21.14, 5.1 veces el promedio de la MLB. El menor porcentaje fue 2014, cuando solo el 2.6% de los abridores no duraron hasta la cuarta entrada. Los lanzadores esa temporada permitieron 4.9 carreras por apertura, una efectividad de 21.88, 5.9 veces el promedio de la liga. Los lanzadores que lanzaron tres o menos entradas en 2014 fueron considerablemente más raros y considerablemente peores de lo que habían sido en 1948.

La razón que supuse era que a pesar de tener bullpens de siete hombres a su disposición (que, desde entonces, se ha convertido en bullpens de ocho y, a menudo, nueve hombres), los managers no tenían lanzadores de relevo que pudieran lanzar varias entradas. o en días consecutivos. Si tiene ocho brazos descansados, pero no quiere que ninguno de ellos pase más de una entrada o lance dos días seguidos, sacar a un lanzador abridor en la segunda entrada crea un gran problema logístico. Supuse que los abridores ineficaces se vieron obligados a permanecer en el juego más tiempo, permitiendo un desfile de carreras por el bien de su bullpen.

¿Pero tenía yo la razón? Ese análisis fue, después de todo, hace cinco años. Basé mis conclusiones en la temporada 2016. En 2016, Barack Obama estaba en la Casa Blanca, la inflación era del 1.4 %. Las únicas máscaras que se usaban eran en Halloween y los Orioles tenían el cuarto mejor récord de la Liga Americana. ¿Podrían haber cambiado las cosas con respecto a los lanzadores abridores?

Una cosa que cambió fue el uso de openers. En 2016, si un lanzador duraba menos de tres entradas, podíamos suponer con seguridad que se debía a ineficacia, lesión o expulsión, no al plan de juego. Ese ya no es el caso, aunque el uso de opener ha disminuido. Sports Info Solutions contó solo 42 openers la temporada pasada, muy por debajo del pico de 139 en 2019. Aun así, eso es suficiente para hacer que el pote de menos de tres entradas sea diferente ahora de lo que era hace cinco años.

Así que usé una definición diferente. Consideré a los lanzadores ineficaces que se vieron obligados a permanecer en el juego por más tiempo, como aquellos que lanzaron menos de tres entradas y permitieron, como lo hizo García, seis o más carreras. (Todos los datos para 2022 hasta los juegos del domingo).

¿Parece que los managers están más dispuestos a dejar a un lanzador en un juego cuando está siendo bateado? Yo no lo veo.  En general, por cada 162 juegos, un lanzador permitió seis o más carreras en menos de tres entradas tres o cuatro veces por temporada en cada uno de los últimos ocho años, es decir, después de la temporada 2014. Ha habido un ligero aumento en el número de lanzadores que han sido retirados de tales juegos durante la segunda entrada, pero se compensa con menos lanzadores retirados de juegos en los que permitieron seis o más carreras en la primera entrada y en la tercera entrada.

Es difícil de ver a partir de eso, pero en todo caso, es menos probable que los managers dejen en un juego a un lanzador que claramente no tiene control del juego Este gráfico desglosa todas las aperturas en las que un abridor permitió seis o más carreras en menos de tres entradas por entradas lanzadas.

Las barras grises muestra lanzadores que lanzan hasta la tercera entrada a pesar de permitir seis carreras o más, en realidad están en caída. Mi artículo del 2017 se basó en una temporada del 2016 que tuvo un número inusualmente alto de lanzadores que, a pesar de ser bateados con contundencia, se mantuvieron en los juegos de nueve a once outs. Esa proporción fue de 67% en 2016, fue solo 54% el año pasado y 50% en lo que va del año.

Y no, esto no es un producto de puntos finales arbitrarios. Aquí están los mismos dos gráficos para lanzadores que permiten cinco carreras o más.


Ha habido una disminución en los lanzadores que permiten cinco o más carreras en menos de tres entradas. Y como muestra el segundo gráfico, la carga de esas aperturas no se extiende a los lanzadores más allá de la segunda entrada. Era mucho más probable que un lanzador que permitió más de cinco carreras todavía lanzara en la tercera entrada de un juego al comienzo de la era de los 30 equipos que en la actualidad. Y sí, lo sé, el entorno de anotación de carreras, y que estamos solo en junio, pero estamos viendo menos lanzadores en la tercera entrada de los juegos en los que permitieron cinco o más carreras que en cualquier momento en los 22 anteriores. años.

Las aperturas de lanzadores de menos de tres entradas han ido aumentando constantemente. Este cuadro excluye 2020 y elimina los openers (como lo define SIS) en 2017-21 (pero no 2022).

No estamos viendo tantos lanzadores abridores retirados antes de que termine la tercera entrada como lo hicimos hace 30 años o más, cuando los bullpens tenían lanzadores que podían lanzar varias entradas. Pero el aumento reciente no se correlaciona con la ineficacia. A los abridores con dificultades no se les pide que lancen más tiempo que a principios de siglo. No estamos viendo más equipos sacrificando a un solo lanzador.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.