Qué es lo que está realmente pasando con la ofensiva—actualización de mayo


Image credit: Troy Taormina-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Los equipos de la MLB sólo anotaron 4.03 carreras en abril. Es el menor número de carreras anotadas desde 1981, el año de la huelga de temporada dividida. Si el ritmo se mantuviera, sería la menor producción de carreras en la era de 30 equipos.

“Pero espera”, podrías decir (correctamente). No se puede comparar un mes con la temporada completa. Abril, con sus temperaturas frías, sus bateadores aún no listos y sus alineaciones inestables, suele ser el mes con menos carreras del año. Si vas a analizar las anotaciones, tienes que comparar manzanas de abril con manzanas de abril.

Bien, entonces, veamos abril. Ni así. Los únicos abriles desde que la era divisional comenzó en 1969 con menos carreras anotadas que el 4.03 de 2022 fueron 1981 y 1971-73. Por lo tanto, es malo. De 1998 a 2021, la era de los 30 equipos, los equipos promediaron 4.58 carreras por mes en abril. (Estoy ignorando el año 2020.) El primer mes de esta temporada estuvo un 12.0% por debajo de eso. Si cambias eso a carreras por cada 27 outs, la brecha es un poco más estrecha, con un 10.8%.

“Pero espera”, dirás. Este mes de abril tuvo un clima inusualmente frío en el Noreste y el Medio Oeste. Es cierto, pero no es el primer abril frío que hemos tenido. “Bueno, espera”, podrías decir, el cierre patronal significó un entrenamiento de primavera abreviado, así que esos bateadores aún no listos y las alineaciones inestables fueron más inestables de lo normal. De nuevo, es un punto justo.

Pero, ¿y si esto fuera realmente peor que un 10.8% menos?

Voy a presentar una idea que obtuve del Boletín por correo electrónico de Joe Sheehan. Tiene que ver con el corredor zombi¹ en extra innings. Podría explicarlo con palabras, pero creo que un par de gráficos son suficientes.

Primero, aquí están las carreras por 27 outs por inning en 2019, el último año pre-pandémico.

  

 Probablemente estés familiarizado con este patrón. Los equipos anotan más carreras en la primera entrada, cuando tienen su alineación optimizada. En la segunda entrada suele aparecer la parte inferior de la alineación. Y en las últimas entradas, la anotación disminuye porque los equipos en defensa alinean una sucesión de brazos frescos del bullpen, y los equipos al bate a veces se centran más en las estrategias de una carrera.

Voy a poner en un estrato la temporada pasada. Ve si puedes detectar la sutil diferencia.

Desde 2020, hay dos juegos diferentes en la MLB. Durante nueve entradas, los equipos juegan un partido en el que se puede esperar que anoten cuatro o cinco carreras por cada 27 outs. En los extra innings, juegan un partido en el que los equipos anotan más de nueve carreras por cada 27 outs. En realidad es peor que esto, ya que en el gráfico anterior incluí las entradas después de la séptima en el bote de los extra innings para las dobles carteleras de 2021. Si nos fijamos sólo en los partidos jugados en la décima entrada y más allá, el año pasado se anotaron 10.5 carreras por cada 27 outs. Empezar la entrada con un corredor zombi en segunda más que duplica las anotaciones.

Por lo tanto, si vamos a mirar las anotaciones en 2022 (y 2021, y 2020) en comparación con las temporadas anteriores, tenemos que excluir el juego que se juega en los extra innings, centrándonos sólo en el juego jugado en las primeras nueve entradas de los juegos. Antes de 2020, la naturaleza del juego en los extra innings—equipos, especialmente los locales, que jugaban a por una sola carrera—suprimía las anotaciones. Desde 2020, el corredor zombi ha acelerado las anotaciones.

Propongo una medida que llamo R27-9: carreras por cada 27 outs en las primeras nueve entradas de los partidos (las siete primeras de los partidos dobles de 2020 y 2021). ¿Desordenado? Sí. Pero nos permite comparar la frecuencia con la que los corredores cruzan el plato bajo reglas de juego similares. Las entradas extra desde la pandemia son un deporte diferente.

Este gráfico muestra R27-9 para abril en la era de 30 equipos.

 ¿Recuerdas que dije que las carreras por cada 27 outs en abril de 2022 eran un 10.8% menores que el promedio de la era de 30 equipos? Pues bien, fueron un 11.8% menores cuando se mira el R27-9. Esa es una diferencia significativa. Es fácilmente el peor de la era de 30 equipos. Quitando los extra innings de muchas anotaciones en abril de 2022 (10.7 carreras por cada 27 outs) está mediado sólo ligeramente por sus pequeños números (sólo el 0.7% de las entradas jugadas en abril fueron en extras), mientras que los extra innings de baja anotación entre 1998-2019 (4.08 carreras por cada 27 outs) comprendieron una mayor proporción de entradas jugadas (2.0%).

Ahora que mayo está en los libros, ¿cómo se ve?

Este no es tan sombrío como el mes de abril, pero sigue sin ser bueno. Desde 1998 hasta 2021, los equipos anotaron 4.61 carreras por cada 27 outs en mayo. Este año, fue de 4.49, un 2.6% menos que el promedio. Pero el R27-9 fue un 4.7% más bajo, 4.40 en 2022 frente a 4.62 en los 23 años anteriores. Esa es una brecha más amplia que en abril porque los equipos anotaron 12.6 carreras por cada 27 outs en extra innings el mes pasado. Si se eliminan los extra innings, mayo de 2022 pasa de ser el octavo mayo con menos anotaciones en la era de los 30 equipos a ser el sexto más bajo.

Informaré sobre esto cada mes. En lo que va de año, el R27-9 (4.26) es casi un 2% más bajo que las carreras por cada 27 outs (4.33). Dicho de otra manera, el juego que se está jugando durante las primeras nueve entradas tiene un 2% menos de anotaciones por cada 27 outs que lo que estamos viendo en los juegos completos. De 1998 a 2019, hubo ligeramente más anotaciones por cada 27 outs en las primeras nueve entradas que en los juegos completos. El corredor zombi, al inflar las anotaciones totales, está minimizando la sequía anotadora que estamos viendo.


¹Voy a repetir esta nota a pie de página hasta que deje de escuchar el término “corredor fantasma”. El corredor en segunda en los extra innings no es un corredor fantasma. Cualquiera que lo llame así nunca ha jugado wiffle ball o al kickball de patio. Un corredor fantasma es un corredor imaginario en una base cuando no tienes suficientes personas en tu equipo para estar allí. En el tres contra tres, cada uno de los tres bateadores consigue un sencillo, tienes que poner un corredor fantasma en una base. Un corredor fantasma es como un fantasma; no puedes verlo. El corredor en segunda en extra innings es absolutamente corpóreo. Prefiero corredor zombi (Ben Lindbergh es director ejecutivo de Corredor Zombie, SA de CV)—ha vuelto de entre los muertos—en lugar de Manfred Man porque me niego a nombrar al representante de los dueños.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.