Más protagonismo para John Schreiber


Image credit: Nick Turchiaro-USA Today Sports

Traducido por Pepe Latorre

Nota del editor: las estadísticas corresponden al viernes 3 de junio.

El bullpen de los Red Sox ha sido una calamidad en lo que llevamos de la temporada. Hasta el fin de semana pasado los relevistas de Boston acumulaban la cuarta peor efectividad de la liga. A pesar de las pequeñas mejoras siguen siendo los últimos en salvamentos mientras que tienen la segunda mayor cantidad de salvamentos desperdiciados (BS por sus siglas en inglés) de la Liga Americana. Un desastre a todas luces. Basta con mirar los números:

Equipo ERA HLD BS SV LOB% FIP xFIP
KCR 4.84 21 7 9 68.00% 4.25 4.35
CHW 4.27 47 9 18 66.70% 3.83 3.92
SEA 4.19 22 6 7 73.20% 4.00 3.88
BOS 4.03 30 11 8 68.90% 4.06 4.00
LAA 4.02 30 9 14 69.60% 4.13 3.86
TOR 3.96 36 10 20 71.20% 4.14 3.91
OAK 3.84 34 7 13 71.90% 3.69 4.14
MIN 3.8 32 6 13 76.90% 4.17 3.75
TEX 3.62 25 4 10 75.20% 4.11 3.81
TBR 3.34 30 10 14 67.90% 4.00 3.96
CLE 3.29 11 4 8 70.60% 3.58 3.65
NYY 3.15 35 7 17 74.00% 3.13 3.52
BAL 3.15 21 4 9 74.60% 3.72 3.79
DET 3.05 25 4 12 76.20% 3.52 3.94
HOU 2.48 30 3 12 77.80% 3.29 3.97

caLa tabla está ordenada tomando la peor efectividad de la liga como punto de partida e incluye estadísticas acumuladas únicamente por los relevistas de cada equipo. Podemos ver que el bullpen de Boston también tiene la tercera peor tasa de corredores dejados en base (LOB%) de la Liga Americana, lo que está lejos de ser ideal.

Dos de las mayores decepciones son un par de tipos que estaban destinados a ser de fiar en la novena entrada: Matt Barnes y Ryan Brasier. El primero tiene una efectividad de 7.94, un DRA de 4.84 y un espantoso WHIP de 1.71. Los números del segundo son igual de malos: 5.71/4.69/1.44. Horroroso. Echando un vistazo al perfil de Barnes en Baseball Savant podemos ver que su bola rápida ha perdido velocidad: de 96.6 mph en 2019 a 94.5 esta temporada. El resultado es que los bateadores han visto como su slugging mejoraba considerablemente contra ella: el .471 del año pasado se ha convertido en un .700. Esto está lejos de ser ideal cuando ese lanzamiento representa el 40% de tu arsenal. Su curva no ha sido tan mala, pero ha perdido giro y movimiento. Una serie de casualidades que han acabado desembocando en el desastre que estamos presenciando. Los bateadores ignoran las bolas curvas mientras esperan las jugosas rectas de Barnes.

El resto del bullpen, como podemos ver en el siguiente gráfico, ha estado mal en mayor o menor grado:

Pelotero WARP DRA cFIP IP W L SV ERA FIP WHIP K% BB%
Matt Barnes 0.1 4.84 109 17 0 3 2 7.94 5.47 1.71 17.3 14.8
Phillips Valdez 0.2 3.9 95 12.3 0 1 0 5.84 3.87 0.97 24.5 9.4
Ryan Brasier 0.1 4.69 108 17.3 0 2 0 5.71 5.49 1.44 24 4
Tanner Houck 0.4 4.12 99 35.7 3 3 0 4.04 3.42 1.23 21.9 10.3
Tyler Danish 0.3 3.73 89 17 1 0 0 3.71 4.09 0.88 23.9 3
Matt Strahm 0.3 3.61 88 14.7 2 2 1 3.68 1.93 1.02 26.7 5
Jake Diekman 0.2 3.99 101 17.3 1 0 1 3.63 5.26 1.50 32.1 16.7
Hirokazu Sawamura 0.2 4.16 99 17 0 1 0 3.18 3.15 1.18 20.3 8.7
Hansel Robles 0.1 4.52 109 17 1 1 2 2.65 5.36 1.06 16.2 8.8
Austin Davis 0.2 4.28 107 20.3 1 1 0 1.77 3.32 1.18 27.1 9.4
John Schreiber 0.3 3.4 79 12.7 2 0 1 1.42 2.26 0.55 29.8 2.1

Siete de los once relevistas tienen una efectividad superior a 3.60. Siete tienen un DRA superior a 4.00. No es un registro necesariamente malo, pero no es el tipo de prevención de carreras que los equipos quieren de sus relevistas. Hay muy pocas razones para el optimismo, aunque una es especialmente esperanzadora.

John Schreiber no es un chaval. Es un veterano de las Ligas Menores que tiene 28 años y que a lo largo de siete campañas en la MLB ha aparecido en 44 juegos. El relevista, que tiene una manera de lanzar muy peculiar con el brazo a la altura del hombro, nunca fue un novato de renombre ni sus actuaciones fueron particularmente llamativas. Su bola rápida apenas alcanza las 94 mph, pero es inusual que alguien con su mecánica de lanzamiento alcance esa velocidad. A priori esto parecería positivo, pero no tenemos muchos ejemplos con los que compararle. Uno de esos tipos, Justin Lawrence, no ha tenido demasiado éxito. Schreiber, sin embargo, ha tenido cierto éxito: en 12 2/3 entradas lanzadas tiene la mejor efectividad, DRA y WHIP de todos.

¿Y cómo lo ha logrado? El truco está en la manera en que combina sus lanzamientos.

Por el Run Value de Baseball Savant (-2) y por wOBA (.138), el sinker de Schreiber es uno de los mejores de la Liga Americana, lo que lo convierte en un gran lanzamiento para mezclar con una recta que también es efectiva. Estos dos lanzamientos representan el 58% de sus lanzamientos. ¿Más? Un slider que lanza un 31.8% y que hace que los bateadores tengan que sudar para adivinar cuál de los tres lanzamientos usará. Todos son sólidos. Piense en un Zack Greinke que lanza con el brazo muy abajo y que aún toca noventa y tantas millas.

Los tipos como Schreiber dependen de la mezcla, la localización y el engaño. Una especie diferente que está casi al borde de la extinción a medida que más y más lanzadores confían en la velocidad pura. Es muy refrescante encontrar rarezas como estas de vez en cuando.

¿Qué significa esto para el futuro de Schreiber y Boston? Espero que mucho.

Creo que Alex Cora debería jugársela con Schreiber como cerrador. Sé que los cerradores que lanzan con el abrazo en ángulos abiertos no son lo habitual, mucho menos en esta era de velocidad pura. Byung-Hyun Kim, Chad Bradford, Brad Ziegler y Tyler Rogers son más una anomalía que algo más. Pero dado que el dúo de Barnes y Brasier ha sido un fiasco, solo nos queda Jake Diekman para competir con Schreiber por las entradas del final del juego. Pero Diekman funciona mejor como zurdo en momentos de high leverage. En lo que va de temporada Diekman ha lanzado en la séptima, octava y novena entrada y ha sido peor que Schreiber en todas ellas, pero especialmente en la novena. Esto es lo que ha hecho el zurdo:

Inning G TBF AVG OBP SLG wOBA
7 6 23 0.222 0.391 0.556 0.411
8 6 21 0.167 0.286 0.222 0.246
9 6 23 0.316 0.435 0.579 0.439

Parece que recurrir a él en momentos tardíos de los juegos no ha sido lo mejor. Se ha visto expuesto a peores enfrentamientos y situaciones que aquellos en los que podría ser más útil. No olvidemos que los diestros lograron un wOBA de .369 en su contra, en comparación con el .301 de los zurdos. Mientras tanto, Schreiber no ha permitido un wOBA superior a .245 en situaciones de juego tardío.

Boston no ha competido bien durante la mayor parte del año, pero algunos bates han comenzado a calentarse (sí, te estoy señalando a ti, Trevor Story) y la rotación está empezando a cuajar. Además, no debería faltar demasiado para el regreso de Chris Sale. Pueden pasar muchas cosas antes de la fecha límite de traspasos, cuando el equipo tendrá que decidir qué quiere.

Una parte importante del posible éxito dependerá de cerrar juegos, y Schreiber parece la mejor opción. Las métricas periféricas lo indican: una tasa de K-BB de 25.5% y una tasa de CSW de 29.6% me hacen confiar en Boston si el equipo es capaz de usar a Diekman más temprano, reorganiza la forma en que se utiliza a Robles y Sawamura, y deja que Schreiber se haga con la novena. Si esto sucede, también podría ser una opción económica en un mercado muy pequeño. Schreiber todavía está disponible en más del 40% de las ligas NFBC Main Event leagues. Está aún más disponible en otros formatos, por lo que deberías considerar hacerte con él lo antes posible. Al fin y al cabo, no puede hacerlo peor que tú cuando elegiste Matt Barnes, ¿verdad?

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.