Los Giants van a convertir a Alex Cobb en un Kevin Gausman


Image credit: Neville E. Guard-USA TODAY Sports

Traducido por Pepe Latorre

Hay una serie de equipos que sabes que sacarán el máximo provecho de un pelotero. Los A’s y los Rays han sobrevivido sacando el máximo potencial de jugadores por los que no darías mucho. Una necesidad para dos equipos que no han querido gastar demasiado en salarios. Los mejores equipos desarrollan prospectos y peloteros trotamundos por igual, pero también derrochan en la agencia libre para cubrir los puestos que no cubre el sistema de granjas.

Antes incluso de que Kevin Gausman dejara San Francisco para irse a los Blue Jays, los Giants ya habían firmado a Alex Cobb por dos años. Es cierto que Cobb no es el fichaje más raro de la historia, pero parece ser el tipo de jugador que los Giants pueden mejorar. Firmaron a Carlos Rodón, tal vez para cubrirse las espaldas, pero sabía que era solo cuestión de tiempo antes de que convirtieran a Cobb en algo que no era antes.

No necesitaron demasiado tiempo. En marzo Jeff Passan, de la ESPN, tuiteó que Cobb estaba lanzando a 97 mph (156 kph).

Múltiples informes señalaron que Cobb estaba alcanzando las 97 mph, algo notable después de estar alrededor de las 93 mph (150 kph) el año pasado. Hay una diferencia entre alcanzar las 97 mph y lanzar a 97 mph, pero lo cierto es que es una velocidad sin precedentes para él. Cobb nunca había superado las 95,3 mph (153 kph), y ahora básicamente está lanzando así de duro con regularidad. Lanzó a 96,3 mph (155 kph) el martes.

Si estás familiarizado con Cobb sabrás que más de las tres cuartas partes de sus lanzamientos han sido sinkers o splitters, pero el martes lanzó casi exclusivamente uno de esos dos. Solo utilizó cuatro bolas curvas. Tal vez fue por el rival, los Padres utilizaron cinco bateadores zurdos, pero parece más probable que sea una cuestión de confianza. La nueva velocidad es muy importante para su sinker. No creo que haya que explicar por qué. Sin embargo, también es importante para su splitter, y los dos se combinaron para una gran cantidad de strikes.

Veamos alguno de los lanzamientos de su última apertura. Primero, una sinker elevada a Manny Machado:

96 mph (154 kph) arriba y fuera de la zona y Machado no solo hace swing sino que abanica. Es, probablemente, un lanzamiento al que no habría atacado en el pasado, pero con uno o tres ajustes adicionales Cobb lo engaña. Dado que lanza un sinker no debería convertir esa zona en un hábito, pero es un nuevo recurso que no tenía antes.

Aquí tenemos una sinker a Jake Cronenworth:

Cuando Cobb está con el conteo completo hay casi las mismas probabilidades de que el lanzamiento sea un sinker o un splitter. Aquí, Cronenworth parece esperar algo más lento. Tal vez un splitter. O quizás no esperaba que el sinker fuera tan rápido. De cualquier manera, gracias a la nueva velocidad el lanzamiento pasa a Cronenworth a pesar estar en el corazón de la zona.

Entonces, y a modo de resumen rápido, parece que la mejora en la velocidad debería darle un empujón al rendimiento de Cobb. Hay datos que sugieren lo mismo. Desde 2019 el porcentaje de strikes cantados más abanicos (CSW, por sus siglas en inglés) de Cobb con su sinker es de 31.1 cuando lanza a 94 mph (151 kph) o más lento. Esta temporada ha lanzado 83 sinkers con un CSW del 36.1%. Confiar a ciegas en un aumento tan significativo del CSW probablemente sea imprudente, además la historia nos sugiere que el CSW no es demasiado predictivo, pero lo que vi el martes pasado me hace apostar por la capacidad de sacar strikes de este lanzamiento.

¡Se me había olvidado el splitter de Cobb! ¡Cobb lanza un splitter! También lo lanza fuerte, y también es bastante bueno. Aquí uno contra Will Myers, un diestro:

Y aquí otro contra Trent Grisham, un zurdo:

Lo primero que salta a la vista es que los dos son lanzamientos endiablados. Otra cosa que llama la atención es que llegan a 89 y 90 mph, respectivamente. Esto podría hacerlos más atractivos desde un punto de vista estético, pero no mejores. De hecho, si está sacrificando la caída por la velocidad sería un error.

¡Así que vamos a compararlos! Primero, por velocidad y movimiento horizontal en 2021 y 2022.

(FS = splitter. SI = sinker. Eje Y = velocidad en millas. Eje X = movimiento horizontal en pulgadas).

Ambos lanzamientos experimentan aumentos en la velocidad. En cuanto al movimiento horizontal probablemente sea demasiado pronto para decir qué va a pasar. ¡No hay mucho que sacar de aquí! Solo quería dar un marco de referencia.

Aquí está el movimiento vertical de formato corto (eje y) y movimiento horizontal (eje x):

Las preocupaciones que pudiera haber acerca de que la velocidad adicional pudiera afectar negativamente a los lanzamientos de Cobb pueden descartarse. A pesar de hacer ajustes en ambos lanzamientos, Cobb ha mantenido lo esencial. En concreto, su splitter todavía tiene la profundidad del año pasado, pero es dos millas más duras. Debido a esto me inclino a pensar que Cobb realmente ha dado un paso adelante. El sinker no se convertirá en el sinker de Alex Wood, pero más velocidad significa menos tiempo para reaccionar, y menos tiempo para reaccionar debería significar más lanzamientos y si los videos de arriba son una indicación, algunos whiffs más.

Kevin Gausman terminó firmando por cinco años y $110 millones, lo que lo llevará hasta su temporada de 35 años. Los Giants no debieron de estar muy interesados porque ni siquiera le hicieron una oferta. Quizás eso se deba, en parte, a que sabían que podían contratar a Cobb por $20 millones durante dos años y convertirlo en algo parecido a Gausman. Hay, por supuesto, diferencias entre los dos. Gausman se apoya en su bola rápida para forzar abanicados y Cobb en su sinker para los strikes cantados. También habría que decir que Gausman tiene el mejor splitter. Pero si bien hay diferencias en la forma en que eliminan a los bateadores, apuesto a que la producción por apertura de Cobb se acercará a la de Gausman.

Odio alabar a los Giants por ser eficientes (tacaños), pero es difícil no hacerlo cuando vemos lo que pueden hacer al evitar un gran compromiso como el contrato de Gausman y, a cambio, ir y mejorar a Cobb. Quiero que a los jugadores se les pague, y en última instancia, Gausman lo logró, aunque no en San Francisco. Los Giants parecen ganar en cualquier escenario y un sello distintivo de su pasado reciente es su habilidad para encontrar diamantes en bruto tanto en el montículo como en el cajón de bateo. Por ahora, diría que todas las partes involucradas han salido ganando, pero por la duración de los contratos es posible que no haya que esperar cinco años para que la decisión de los Giants con Gausman parezca profética.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.