Llámame, si me necesitas – Baseball ProspectusBaseball Prospectus


Image credit: Brad Penner-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

El equipo de prospectos de Baseball Prospectus escribió sobre un número inusualmente grande de llamadas durante la primera semana de la temporada. Tal vez hubo más prospectos listos para las Grandes Ligas en el Día de Apertura 2022 que en la mayoría de las temporadas anteriores. Hubo ciertamente llamadas más notables, ya que cinco de nuestros 20 mejores prospectos rompieron el entrenamiento con sus respectivos clubes principales. Habrían sido seis si Riley Greene no se hubiera fracturado el pie al final de la primavera. Es probable que algunas convocatorias más se filtren después de la fecha de recuperación del tiempo de servicio en un par de semanas, a pesar de las nuevas reglas del contrato colectivo de trabajo que incentivan que los mejores jugadores de las ligas menores elegibles arranquen desde el día 1, mientras que dan, por ejemplo, a Oneil Cruz un camino para obtener un año completo si llega al final del mes y la rompe durante el resto del año.

Después de eso, es un poco más complicado. Cada año, para cada uno de los prospectos de nuestra lista de equipos top 10, predecimos un tiempo estimado de llegada estacional. Es la parte del proceso que menos me gusta, en parte porque ahora miramos hacia delante hasta bien entrados los 40s para los mejores prospectos de nivel complejo, pero sobre todo porque el momento real de los llamados es complicado. No es tan simple como saber que un prospecto está listo—aunque eso es generalmente lo que estaríamos tratando de discernir—sino más frecuentemente, cuando un equipo de Grandes Ligas tendrá una necesidad.

¿Habrían estado Nick Lodolo y Hunter Greene en el Día de Apertura si los Reds no hubieran canjeado a Sonny Gray y hubieran visto a Luis Castillo lesionado con un problema en el hombro? Quizás si, quizás no. A menudo hablamos de los prospectos “forzando la situación”. Pero, ¿cómo puedes estar seguro de que un prospecto está realmente listo para el gran circo? Jarred Kelenic era un prospecto con bate de primer nivel, un OFP 70 para nosotros antes de las temporadas 2020 y 2021. El pasado mes de abril destrozó la Triple-A con un OPS de 1.000 y una tasa de ponches del 15%. No hay banderas rojas, no hay nada más que probar en las ligas menores, ¿verdad? En las Mayores, ha registrado un OPS de .600 con una tasa de ponches de casi el doble.

El mayor salto en el béisbol organizado es el de la Triple-A a las Mayores. Pregúntale a Jarred Kelenic, a Jo Adell o a Andrew Benintendi. A la inversa, habrá prospectos que devoren varios niveles este año y realmente “fuercen el asunto”. Creo que ya encontré a uno.

Hacia el final de la temporada 2021 vi a Francisco Álvarez jugar para Brooklyn. Estaba medio lesionado y solo jugando de bateador designado, pero mostraba el tipo de explosión que no me sorprendió especialmente que hubiera conectado 22 cuadrangulares en poco más de media temporada en clase A-alta. Aun así, como joven de 19 años que bateó por debajo de .250 en la Liga Sally—gracias a Dios que puedo llamarla así de nuevo—uno esperaría que empezara de nuevo en Coney Island.

Pero los despuntes ocurren en marzo en los campos de atrás, aunque en palabras de un miembro del Salón de la Fama de la NBA, estemos hablando de prácticas. Así que podemos suponer que Álvarez hizo lo suficiente en el campo 8 de Port St. Lucie para dirigirse a Binghamton en su lugar. De Triple-A a las Mayores es el mayor salto en el béisbol organizado, pero de A-alta a Doble-A no es mucho. Nunca voy a sugerir que un jugador conquiste una liga en una semana, pero un OPS de 1.500 es un buen comienzo.

Tampoco es un OPS suave de 1.500, si es que puede existir tal cosa. Álvarez tiene una velocidad de bateo superior y potencia bruta. Incluso un sencillo al campo contrario puede sonar como una bazuca. Le he visto conectar un par de cuadrangulares como lásers. También se hizo swings en cambios consecutivos con cuenta de 3-1. Al igual que la bazuca, no hay manera de modular la explosión, y aunque el reconocimiento de los lanzamientos de Álvarez es sólido para el nivel, y bastante bueno para su edad y experiencia, va a tener que ajustarse al aumento de lanzamientos con jiribilla en cuentas favorables, como lo que se ve en las ligas menores superiores. Pero si le lanzas una bola rápida en cualquier lugar cerca de la zona, tan fuerte como quieras, probablemente la cubrirá. Y el enfoque es lo suficientemente bueno; verá suficientes conteos de bolas rápidas, y suficientes bolas rápidas que podría no estar en Doble-A por un tercer viaje. Honestamente, ni siquiera me enojé cuando no pude verle ya que descansó el domingo, ya que no voy a ver nada nuevo en él hasta que la liga haga sus ajustes.

Y cuando se ajuste de nuevo, Álvarez sólo está a una llamada de distancia. Una vez que nos adentramos en la temporada, suelo escribir sobre las convocatorias debido a las necesidades del equipo. Así que tal vez alrededor del 1 de junio, leerás algo como esto.

La situación: Nueva York y Atlanta se han intercambiado el primer puesto del Este en las últimas semanas. Y mientras James McCann sigue luchando en la caja de bateo con un OPS apenas superior a .600, los Mets tratan de potenciar su alineación con el prospecto top, Francisco Álvarez.

O a veces es más simple que eso.

La situación: James McCann llega a la lista de lesionados después de recibir un foul en su muñeca. Mientras que los Mets tienen otras opciones en la posición de receptor en su lista de 40 hombres, en su lugar han optado por entregar las llaves de su impresionante rotación al mejor prospecto de receptoría a Francisco Álvarez. Y oye, ese OPS de 1.000 en Doble-A podría traducirse bien a la alineación de las Grandes Ligas también.

Hay todavía un camino que recorrer antes de llegar allí. Normalmente, uno se resiste a proyectar los primeros cinco partidos de la temporada a los próximos 50, pero ese es también mi trabajo, y espero que Álvarez siga jugando en la Liga del Este. Incluso podría ver a Syracuse pronto—los Mets lo promovieron agresivamente después de tres semanas calientes en St. Lucie en 2021—dándonos más información sobre cuán listo está.

Por supuesto, hay cierto riesgo de desarrollo en la promoción agresiva de un receptor de 20 años, y casi nunca se les ve debutar en las Mayores; un vistazo rápido sugiere que el último fue Dioner Navarro en 2005. Y ya llevo mas de 1,000 palabras sin mencionar el guante de Álvarez. Está por debajo de la media. Su recepción es difícil, pero está mejorando. Lo que más me preocupa son sus lanzamientos—la acción del brazo es trabajosa, no es explosivo al salir de la agachada y la fuerza de su brazo es frágil—y su falta general de flexibilidad y movimiento detrás del plato. Tienes el puesto de bateador designado, así que tal vez sólo necesite cachar un par de días a la semana.

La situación: Dominic Smith, J.D. Davis y Robinson Canó se han combinado para 500 apariciones al plato por debajo del nivel de reemplazo en el puesto de bateador designado. Francisco Álvarez ha iluminado las ligas menores altas al ritmo de .334/.403/.625. ¿Mencionamos que también sabe cachar?

Imagino que en los próximos meses habrá muchas declaraciones elogiosas por parte de medios afines al club sobre Álvarez. Sin embargo, siempre hay que recordar que lo importante no es lo que un equipo dice sobre un prospecto, sino lo que hace con él. Los Mets van a ver cómo el tema es forzado. Después de una semana de juegos, es posible que al mirar su lista de jugadores de Grandes Ligas piensen que les falta un bate. Incluso podría haber sospechado eso un tiempo antes de su primera serie de la temporada contra los Nats.

Craig preguntó recientemente si los Yankees son ahora los Mets, y dio una visión bastante completa de la amplia variedad de tramas que nos hacen suspirar exasperadamente “Los Metsssss”. Sin embargo, se le escapó uno importante: la idea de que recuperar a un jugador lesionado—siempre hay uno o cuatro—a finales de julio es como conseguir una adquisición en la fecha límite del mercado. A saber, Buck Showalter dijo, el 2 de abril, “Piensa en lo fuerte que va a ser a medida que avanza la temporada. Esa es una muy buena adición en lugar de un intercambio, conseguir a Jacob deGrom”.

No sé si Álvarez será tan bueno como los bates disponibles en la fecha límite de intercambios, pero también podría estar disponible mucho antes.

Futuro inmediato en las Grandes Ligas: Álvarez me recordó mucho a Bo Bichette en Doble-A como un bateador con una configuración poco ortodoxa y un swing con un poco de giro, pero con suficiente velocidad de bateo que no importa. Bichette se adaptó rápidamente a las Grandes Ligas, pero tiene coordinación ojo-mano de élite que Álvarez no puede igualar. E incluso Bichette tuvo que hacer algunos ajustes de enfoque—y todavía lo hace, sólo hay que buscar en Twitter “Bo y 2”—para suavizar la transición. Álvarez, sin duda, recibirá una dieta constante de cambios de velocidad, por lo que la adaptación tendrá que ser rápida. También tendrá que manejar a un cuerpo de picheo veterano de Grandes Ligas, sobre todo, evitar que Max Scherzer lo convierta en polvo con una mirada fulminante si encaja mal un slider abajo y afuera de la zona. Todas estas son grandes peticiones para un joven de 20 años con poco más de 30 juegos por encima de nivel A. Creo que está preparado para ello.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.