Las visitas a la lomita en 2021


Image credit: Mandatory Credit: Kevin Sousa-USA TODAY Sports

Traducido por Pepe Latorre

Solo hay un bateador que en 2021 haya estado esperando en el cajón más que Miguel Sanó. Son exactamente 50 las veces que Sanó estaba listo para castigar al rival con su bate y se ha visto obligado a esperar. Los contrarios querían hablar con el lanzador. A veces era una charla privada entre receptor y lanzador. A veces todo en infield, con el campocorto llevando la voz cantante, eran los que se reunían en el montículo. Otras veces el entrenador de pitcheo era el que dirigía el encuentro.

23 de los 50 primeros lanzamientos que Sanó recibió tras las visitas a la lomita fueron bolas. 12 fueron strikes. Hizo swing y falló a ocho. Cuatro fueron bolas que conectó pero fueron foul. Puso tres en juego. Dos, según la jerga de la MLB, fueron “in play, out(s)”. De los 50 solo uno se convirtió en hit: un doble que impulsó una carrera ante Phil Maton de los Cleveland Guardians el 21 de mayo.

Creo que es un tanto irónico. Cal Quantrill, de Cleveland, hizo un comentario al salir del Little League Classic el agosto pasado. Fue ese comentario el que ha motivado esta investigación. Quantrill elogió a Carl Willis, su entrenador de pitcheo, en ESPN. Lanzó un desafío. “Haz un seguimiento y comprueba quién lo hace mejor en la liga después de una visita al montículo, creo que Carl está en lo más alto”.

La ESPN tuvo meses para buscar una respuesta e imagino que empezaba a estar intranquila. Así que lo hicimos nosotros. Lucas “El Mágico” Apostoleris extrajo datos del MLB Gameday para encontrar todo aquello que durante la temporada regular de 2021 se registró como “Aviso de juego: Visita al montículo”, sacando los tiempos que llevaron al cambio de lanzador. Lucas también descubrió cuál fue el primer lanzamiento de cada pitcher después de la visita y el resultado del mismo.

He aprendido cosas al echar un vistazo a los datos. No sé si se puede decir que sean interesantes. Hubo 9.495 visitas a la lomita en 2021. Eso deja un promedio de 316,5 por equipo. Luis Castillo, de los Reds, fue el lanzador que más visitas recibió, y por mucho.

En 22 ocasiones el primer lanzamiento de Castillo después de esas 57 visitas fue una bola. Otra fue una base por bolas automática, ocho fueron strikes cantados, cinco abanicados, en nueve ocasiones se las apañó para lograr al menos un out. Solo permitió tres hits que supusieron carreras. Eso es bueno.

Shohei Ohtani estuvo involucrado en 39 visitas al montículo, 12 como lanzador y 27 creadas por su amenaza como bateador.

El lanzador llamado Will Smith recibió visitas en 13 ocasiones. El receptor llamado Will Smith hizo que se tuviera una charla privada con su lanzador en 42 ocasiones.

¿Existe una correlación entre el éxito de un equipo y la cantidad de visitas al montículo que hay que hacer en una temporada de 162 juegos? Buena pregunta. Pues aquí está la lista de los cinco equipos que más han creído en el arte de la conversación:

Quizás el entrenador de pitcheo Brent Strom es una cotorra (que tengan cuidado los Diamondbacks).

Y ahora los equipos que menos recurrieron a las reuniones en el montículo:

Esto vuelve a ser… interesante. Me gustaría usar otra palabra, pero no sé si soy lo suficientemente original.

La que podría ser la mejor manera de correlacionar el éxito de una visita a la lomita es ver cómo les fue a los lanzadores en su primer lanzamiento después de la reunión. Estos son los equipos con el mayor porcentaje de hits permitidos:

Bien, entonces Atlanta tuvo mucha suerte en su conquista de la Serie Mundial, ¿verdad? ¿Y los Rangers tal vez deberían haber hablado un poco más? ¿O menos? ¿Y los Reds no deberían haber hablado tanto? ¿O haberlo hecho más? ¡Yo que sé!

Los mejores porcentajes de bateo en contra:

Chris Hook podría ser el nombre más aterrador de cualquier entrenador de pitcheo en las Grandes Ligas, si se pregunta exclusivamente a los lanzadores. Aparentemente, el entrenador de los Brewers sabe que el miedo es un excelente motivador para sus muchachos.

En ocasiones el problema del pitcher está en la mezcla de sus lanzamientos. El viejo cínico que soy recuerda todas las anécdotas sobre cómo los entrenadores de pitcheo o los receptores, llegado el momento, les decían a sus pitcher “Solo lanza un strike, ¿de acuerdo?” o algo por el estilo, así que asumí que algo así como el 75% de los primeros lanzamientos que se producen después de las visitas eran strikes. El promedio de la liga resultó ser del 58%.

Para crédito de Atlanta hay que decir que estuvieron en el Top 5 en la categoría de “Lanza un trike como puedas”. Estos fueron los peores:

También daba por hecho que el porcentaje de bolas rápidas estaría en torno al 70%. Qué mejor manera de salir de una situación delicada que un lanzamiento de cuatro costuras, una cutter, una sinker o una splitter. El primer lanzamiento después de una visita a la lomita solo es una bola rápida en el 57.6% de las ocasiones.

El equipo que más recurre a las mismas:

Aquí tenemos algo. A los lanzadores de Cleveland les debe gustar que les digan que hay que ir duro.

Y aquí están los equipos que más mezclan:

Los Texas Rangers lanzaron 116 rectas y 116 lanzamientos fuera de velocidad. Tuvieron la menor cantidad de visitas al montículo de toda la liga, pero tuvieron la solución más equilibrada. ¿No es de extrañar qué Corey Seager y Marcus Semien quieran unirse?

Finalmente pude ver la bondad y la maldad de todo esto. Con qué frecuencia sucedió algo bueno (strike, out con bola en juego, foul…) o algo no tan bueno (bola, hit, carreras…). Primero los equipos que sacaron el máximo provecho de sus visitas al montículo:

¡Moneyball vive!

¡Ah! Quizás el dinero fue un factor mucho más importante en los fichajes de Seager y Semien. Texas comparte el título del equilibrio perfecto en 2021 con los Nationals, con sus 130 buenos resultados y sus 130 malos resultados. Y tal vez los Rockies no necesiten molestarse en tener conversaciones en el montículo. Con el aire enrarecido probablemente no sea una buena idea.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.