¿Es Lane Thomas un buen jugador ahora?


Image credit: Katie Stratman – USA TODAY Sports

Traducido por Marco Gámez

Antes de la fecha límite de intercambios de la temporada pasada, los Nationals adquirieron a Lane Thomas de los Cardinals a cambio de Jon Lester. Thomas era un jugador reemplazo para St. Louis, pero de inmediato se convirtió en un titular productivo para Washington. Ésta bien puede ser una historia familiar para ti. El éxito repentino de Thomas nos recordó que Luke Voit y Randy Arozarena fueron despedidos sin contemplaciones y luego se convirtieron inmediatamente en los que marcaron la diferencia para sus nuevos clubes, que es como principalmente nos referimos a Thomas hasta el final del verano. Es difícil no prestar atención a un jugador que batea .270/.364/.489 durante los días más calurosos mientras marca un ritmo de 20 jonrones y bases robadas en dos dígitos. Después de todo, solo 23 jugadores en todo el béisbol lograron eso el año pasado, y casi todos ellos eran jugadores de alto perfil que fueron reclutados temprano. A diferencia de Thomas, es probable que ninguno de ellos estuviera disponible para ti, de forma gratuita, en la mitad de la temporada.

Sin embargo, la actuación de Thomas con Washington solo se produjo en el transcurso de 206 apariciones al plato. A pesar de eso, su posición promedio en el draft del Campeonato Nacional de Beisbol de Fantasía (NFBC, por sus siglas en inglés) desde octubre es la 259 en la clasificación general. Desde el año nuevo, es el número 250, lo que representa ser el jugador número 70 elegible como jardinero fuera del tablero y con toda seguridad para las rondas intermedias tardías de draft durante las cuales todavía se espera algún tipo de producción positiva de un jugador. Él ya ha sido elegido tan alto como en el puesto 214, lo que sugiere que su Posición Promedio en el Draft (ADP, por sus siglas en inglés) podría seguir en ascenso. La esencia de estos procesos de selección a menudo puede aumentar el precio de alguien como Thomas, dada la naturaleza voluble y escasa de las bases robadas, pero, ¿cambió lo suficiente durante el vuelo entre equipos de las grandes ligas para comprar a Thomas como jugador titular para tu equipo esta próxima temporada?

Equipo Ponche% Swing% SwingFueraZona% ContactoZonaStrike% Bolas Rápidas vistas%
Cardinals 29.3 37.4 22.0 80.0 36.2
Nationals 22.3 40.6 23.8 89.8 43.6

Una de las notas positivas cuando Thomas se cambió el uniforme fue cómo su tasa de ponches se redujo del 29 al 22%. Es como pasar de una carne a la parrilla con tanta salsa que te da acidez estomacal (Ian Happ) a tener la cantidad exacta para que la disfrutes (Jonathan India). Sin embargo, como vimos la semana pasada con Yoshi Tsutsugo, un cambio dramático en la tasa de ponches en un período corto no equivale necesariamente a un cambio en la disciplina en el plato.

Si bien Thomas finalmente exhibió algunos cambios en el enfoque ofensivo, es posible que no sean del tipo que fueron completamente deliberados. Podrían relacionarse más exactamente con aprovechar lo que se le daba. Fue más agresivo, como suelen ser los muchachos cuando cambian de equipo, pero eso también aumentó su tasa de perseguir los pitcheos. Sin duda, una tasa de persecución del 24% todavía está unos puntos por debajo del promedio de la liga (27.6% en 2021), lo que significa que aun tiene espacio para aprovechar. Y aunque su contacto dentro de la zona aumentó mucho y parece alentador, de hecho pasó de lo que sería el percentil 14 entre los clasificados en esa categoría al 80. El cambio es tan dramático que aun podría no indicar un aumento gracias al verdadero nivel de talento.

Esta nueva producción también ocurrió cuando Thomas vio muchos más lanzamientos del tipo cuatro costuras, a lo que los lanzadores podrían adaptarse con bastante facilidad al lanzarle una dieta con mayor cantidad de bolas quebradas. Eso parece una expectativa simple pero razonable: los lanzadores no están en el negocio de lanzar a los bateadores envíos que son buenos para ser bateados, pero se desconoce cómo le iría al propio Thomas cuando tratara de adaptarse al ajuste de los lanzadores.

Equipo StrikePrimerEnvío% Sw% al Primer Envío
Cardinals 67.2 24.5
Nationals 59.2 19.9

El bateador derecho también vio una caída bastante pronunciada en la tasa del primer envío en strike cuando se convirtió en un National, lo que presumiblemente lo convenció de hacer menos swing a esos lanzamientos. Ya sabemos que tiende a hacer menos swing que el bateador promedio. Este tipo de enfoque de los lanzadores, ya sea deliberado o no, coloca a Thomas en el tipo de conteos ventajosos que permiten a los bateadores generar más ofensiva y puede ser difícil para los lanzadores escaparse. Su continua práctica de paciencia también parece una expectativa razonable, pero los lanzadores que lo desafían en la zona desde el principio podrían neutralizar algunos de los beneficios que obtiene al esperar.

Otra ventaja potencial para Thomas después de convertirse en un jugador de los Nationals fue cómo se nivelaron sus bolas bateadas. Su proporción de roletazos a elevados, que puede llevarle mucho tiempo estabilizar a un jugador, pasó de 1.27 a 1.06. Esto ayudó a aumentar su tasa de barril, que puede estabilizarse rápidamente y decirnos mucho sobre un jugador, de 3,2% a 8,3% sin cambiar dónde trató de poner la pelota en juego. Eso también suena alentador, pero al igual que su contacto en la zona, eso lo movería del percentil 12 entre los clasificados al 73. El swing es tan intenso que es mucho más probable que represente más los extremos en los que puede desempeñarse que una línea de base esperable.

Este no es necesariamente un artículo anti-Thomas. Él ocupa un lugar satisfactorio, ya que está programado para comenzar en un mal equipo que no tiene a nadie esperando tras bastidores para amenazar su tiempo de juego. También es probable que batee por delante de quien, posiblemente, es el mejor bateador del juego, Juan Soto. Todavía tiene veintitantos años y no cumplirá los 27 hasta finales de agosto. Lo que pasa es que la acortada temporada 2020 ofreció actuaciones similares en una muestra pequeña a lo que esta vez ocurrió el año pasado y nos enseñó algunas lecciones de la manera más ruda.

Tomemos a Anthony Santander y Mike Yastrzemski, por ejemplo. Santander parecía haber logrado avances en la disciplina del plato en 165 apariciones en el plato en 2020, al batear .261/.315/.575. Luego, la campaña de 2021 representó su peor racha extendida en las mayores, ya que su disciplina en el plato se derrumbó. Santander bajó a una línea ofensiva de .241/.286/.433. Por otro lado, Yastrzemski amasó .297/.400/.568 en 225 apariciones en el plato en 2020, pero comenzó a perseguir más lanzamientos la temporada pasada mientras veía menos rectas. Totalizó una decepcionante línea ofensiva de .224/.311/.457.

Estos son solo un par de casos, pero enfatizan algo importante: Las 206 apariciones en el plato que Lane Thomas tuvo como jugador de los Nationals durante el verano pasado fueron realmente buenas. Pero no necesariamente muestran que se mantendrá tan bien durante una temporada completa.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.