El resto de la Liga debería copiar a los Orioles


Image credit: © Tommy Gilligan-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Todos nos hemos burlado de la decisión de los Orioles de mover lejísimos la barda del jardín izquierdo. Este es un espacio seguro, puedes admitirlo, ningún juicio caerá sobre ti. ¿Y si, sin embargo, los O’s no estuvieran haciéndolo sólo porque sus lanzadores son malos y hacer que los cuadrangulares sean más difíciles de conectar podría estar subvencionado por los contribuyentes de una manera que la contratación de mejores lanzadores no puede ocurrir? ¿Y que en realidad era un anticipo del tipo de cambio que inevitablemente podríamos ver en toda la Liga, como reacción a que los jugadores son simplemente más grandes, más fuertes y (lanzan) más rápido(s) que nunca?

Cambiemos de época y de deporte por un momento. En la temporada 1951-1952, la Asociación Nacional de Baloncesto, mejor conocida como la NBA, realizó un cambio significativo en sus duelas. Pasaron del área de 1.80m que se utilizaba desde la invención de este deporte a una de tres metros, y lo hicieron gracias al juego de hombres grandes pioneros como George Mikan, que medía 2.10m y pesaba 111 kilos, y dominaba absolutamente ambos lados del balón. De hecho, el cambio fue apodado “La regla Mikan”, y un entrenador de los Knicks de Nueva York, Joe Lapchick, cansado de ver cómo su equipo era destruido por Mikan, ayudó a impulsar el cambio. La idea era ampliar la zona en la que se podía sancionar una infracción de tres segundos—tanto en ataque como en defensa, lo que significa, básicamente, no permanecer en el área durante más de tres segundos consecutivos—para que jugadores como Mikan tuvieran que estar más lejos de la canasta. Un metro extra en cada lado era un metro más que Mikan se tenía que mover para poner a cero el reloj, lo que significaba aperturas adicionales para que la defensa detuviera a su equipo, y para que las ofensivas opuestas lo sacaran del área y lo alejaran de una oportunidad de rebote mientras evitaban también sus propias violaciones.

El cambio funcionó, en el sentido de que Mikan no volvió a liderar la liga en anotaciones, pero siguió siendo líder en rebotes totales por partido en dos ocasiones, y sus Lakers de Minneapolis también derrotaron a los Knicks en las Finales del 52.

Tampoco era sólo el área más ancha. Se introdujo el goaltending debido al dominio de Mikan, y también fue parcialmente responsable del reloj de tiro: el partido de la NBA con menor puntuación de la historia se produjo porque sus oponentes, los Fort Wayne Pistons, se limitaron a pasar el balón continuamente después de tomar una ventaja de 19-18, de modo que Mikan—quien anotó 15 de los 18 puntos de su equipo—no pudo volver a tener el balón. Y pensabas que los babosos expertos en eficiencia de la MLB hacían al deporte imposible de ver.

El área también ha aumentado de tamaño desde la época de Mikan: ahora tiene 16 pies de ancho en la NBA y la WNBA, y 16.08 pies de ancho según las reglas de la Federación Internacional de Baloncesto. Y en 1979 se añadió la línea de tres puntos a las duelas, para dar aún más espacio al juego, recompensar a los tiradores con alcance y cambiar la forma de jugar a la defensiva. Como dijo el ex-entrenador de la NBA y de la Asociación Americana de Baloncesto, y actual locutor, Hubie Brown:

“Tienes que decirle a tus jugadores que recuerden quiénes son los tiradores, y que cuando esos tipos estén a 25 pies de la canasta, se pongan en su lugar y los protejan”, dijo el ex-entrenador de la ABA y la NBA Hubie Brown en Loose Balls. “No les des los 25 pies, que es algo a lo que los jugadores han sido condicionados toda su vida. Y como entrenador, si tienes un tirador con rango, tienes que darle la libertad de tomar el tiro de 25 pies, que es una filosofía que va en contra de lo que aprendiste como un joven entrenador—es decir, robar el balón dentro.”

Mikan, por cierto, fue comisionado de la ABA, y estuvo a favor de que la liga rival añadiera una línea de tres puntos cuando se lanzó en 1967. No se puede exagerar su influencia en el juego en general. La NBA tardó unos años en introducir la línea de tres puntos después de su fusión con la ABA, pero finalmente cedió, y un juego más parecido al que conocemos hoy resurgió, persistió y empezó a evolucionar de nuevo.

Todo esto fue una reacción a que los jugadores se hicieran más grandes, más fuertes y más rápidos. La NBA no empezó a construir estadios más grandes para poner canchas más grandes. Cambiaron las dimensiones interiores del espacio en el que trabajaban: carriles más anchos, más puntos por tiros más largos, penalizaciones por excederse verticalmente en la defensa. Este es el tipo de pensamiento que la MLB va a tener que considerar eventualmente. Ahora tienen lanzadores que lanzan constantemente a velocidades que los aficionados de mi edad y mayores ni siquiera sabían que eran físicamente posibles no hace tanto tiempo. A los bateadores se les enseña a ser extremadamente pacientes y potentes, por lo que la MLB está intentando simultáneamente alterar el ritmo de juego y añadir suficiente resistencia a la pelota para limitar los cuadrangulares. Todo tiende a un nivel de eficiencia que hace que el concepto de béisbol en sí mismo parezca bastante resuelto: tal vez sea el momento de cambiar un poco las cosas, para ajustarse a todo el crecimiento que se ha producido tanto físicamente como en la forma de jugar.

Lo anterior no es una sugerencia para empezar a hacer que los cuadrangulares más largos valgan más carreras o algo así. Pero sí considerar que tal vez los O’s hicieron las cosas bien al cambiar las dimensiones de su parque. Su campo es ahora más grande, un poco más a prueba de bateadores modernos. Esto es algo que todos los equipos podrían hacer: pasar de la tendencia a parques más pequeños y campos exteriores más pequeños, a más grandes de ambos. Tampoco es necesario que construyan 30 nuevos estadios, al igual que la NBA no necesitó construir estadios completamente nuevos, o los Orioles un nuevo hogar. Basta con cambiar las dimensiones del estadio, perder algunos asientos y convertir ese espacio en más campo. De todas formas, el interés de la MLB por la asistencia no tiene nada que ver con el tipo de personas que compran asientos en las gradas. No hasta que los palcos de lujo sean colocados en la lejanía de los jardines.

No tiene por qué ser sólo jardines más grandes tampoco: los que podrían resultar en un poco de un resurgimiento de jugar a no-cuadrangulares a la ofensiva, un aumento del promedio de bateo en las bolas en juego que aparentemente ahora falta, sobre todo cuando los jugadores comienzan a adaptarse a los cambios una vez que son a una escala que abarca la Liga, pero hay más que se puede hacer. Los lanzadores son capaces de lanzar con extrema dureza al máximo esfuerzo, y va a ser difícil conseguir que esta tendencia se detenga, dados sus éxitos. Así que, tal vez haya que mover el montículo hacia atrás, cambiando la velocidad percibida de todos estos lanzamientos, así como la forma de los mismos, también. Tal vez, con lo eficiente que es el juego de correr las bases y la defensa hoy en día, necesitemos caminos de base más amplios y campos más grandes. No es que los jugadores vayan a ser más lentos, ni que su posicionamiento vaya a ser peor, ya que el acondicionamiento y la preparación siguen buscando la perfección. Lo único que queda, como cuando la NBA se dio cuenta de que llegaba la era del hombre grande, y luego la del tirador, es cambiar las dimensiones y el significado de todo ello.

Obviamente, los puristas perderán la cabalidad ante este tipo de sugerencias, pero no es que la MLB haya dejado de hacer cambios a lo largo de los años. Las reglas se añaden y modifican continuamente; el montículo se redujo de 15 a 10 pulgadas para la temporada de 1969 después de que la ofensiva se resintiera tanto que Carl Yastrzemski lideró la Liga Americana con un promedio de bateo de .301 en el 68. Por supuesto, las pruebas de detección y el posterior castigo a los jugadores por el uso de drogas que mejoran el rendimiento es en sí mismo un cambio destinado a contrarrestar la forma en que se jugaba. Los deportes deben adaptarse con el tiempo, cambiando las condiciones en las que se juegan. A veces es alterando las dimensiones de la cancha, a veces es cambiando la forma en que un jugador defensivo puede interactuar con un jugador ofensivo antes de que un pase esté en el aire, y a veces es empujando las vallas hacia afuera después de traerlas. Como mínimo, todo esto será más agradable e inyectará más vida al juego que otra ronda de cambios de reglas centrados en cuántos relevistas puede utilizar un equipo.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.