El experimento de la Liga Nacional con el bateador designado natural: los resultados


Image credit: Robert Hanashiro-USA TODAY Sports

Esta serie de artículos están basados en la presentación que se ofreció el el Simposio Virtual sobre analítica SABR 2021, acontecido entre el 11 y el 14 de marzo del año en curso.

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Como se ha comentado en la primera parte de esta serie, la implantación de la regla del bateador designado en la Liga Americana en 1973 puede considerarse un experimento controlado. Los equipos fueron avisados con antelación, actualizaron sus plantillas y, con el paso de los años, ajustaron sus estrategias para maximizar el rendimiento.

La implementación del bateador designado en la Liga Nacional es otra historia. No se anunció hasta finales de junio de 2020, poco más de un mes antes de que comenzara la temporada. Además, no había ninguna garantía de que durara más allá de la temporada 2020. Se implementó sin tiempo para que los clubes de la Liga Nacional ajustaran sus plantillas, e incluso si lo hicieran, no era probable que buscasen a un bateador madurito que ya no podía jugar en el campo. (Lo siento, Nelson, pero es cierto.) Podría no ser empleable en 2021.

Así, los BDs de la Liga Nacional crearon una nueva prueba de la Pena para Bateador Designado. La penalización, descrita por Tango, Lichtman y Dolphin en “The Book”, describe cómo los bateadores tienden a rendir mejor cuando juegan en el campo en lugar de salir de la caseta. Hay una fuerte penalización para bateadores emergentes y una penalización menor, pero aún significativa, para BDs. Por ejemplo, de 2015 a 2019, Nelson Cruz tuvo la mayor cantidad de apariciones al plato como BD en las Ligas Mayores, 2,484. Tuvo un sobresaliente OPS de .921 en esos juegos. Sin embargo, fue aún mejor en sus otras 595 apariciones al plato, con un OPS de .961.

Esa diferencia de 40 puntos no es inusual, como ilustra la tabla siguiente. El umbral representa el número de apariciones en el plato tanto en la posición de BD como en la de no-BD para los bateadores durante esos cinco años. N representa el número de jugadores que alcanzan el umbral. La penalización es la diferencia media de OPS entre las apariciones en BD y no BD, es decir, OPS  para no-BD – OPS BD. Así, por ejemplo, de 2015 a 2019 hubo 158 bateadores de la Liga Americana que tuvieron al menos 40 apariciones al plato como BD y 40 como no-BD, y esos bateadores tuvieron un OPS 43 puntos más bajo como BD que cuando no eran BDs.

Umbral N Penalilzacíon
40 158 .043
60 115 .033
80 92 .037
100 79 .046

Los jugadores de la Liga Americana sufrieron esta penalización incluso cuando estaban, presumiblemente, acostumbrados al bateador designado, ya que estaba en vigor para todos los partidos del año, excepto un puñado de ellos, en los parques de la Liga Nacional. Los bateadores de la Liga Nacional se vieron inmersos en un entorno de BD de tiempo completo el año pasado por primera vez para la mayoría de ellos. ¿Se enfrentaron a una penalización más dura en comparación con sus colegas de la Liga Americana en 2020?

Bueno, cuando estás viendo una sola temporada de 60 juegos, tienes un problema de tamaño de la muestra. No hubo muchas apariciones al plato. Entonces existía la penalización, pero depende de cómo se mire. Aquí están los resultados para varios umbrales para los BD de la Liga Nacional en 2020. En realidad, empeoró cuanto más jugó un bateador como BD, aunque el número de bateadores es muy bajo.

Penalización media
Liga Nacional Liga Americana
Umbral N Penalilzacíon N Penalilzacíon
20 53 .032 36 .068
40 28 .058 13 .061
60 11 .084 5 .065

El tamaño de la muestra es mucho menor en la Liga Americana que en la Nacional. Eso es porque no hubo bateadores de la Liga Nacional que fueran exclusivamente bateadores designados en 2020. El jugador que lideró la Liga Nacional en apariciones en plato como BD, Marcell Ozuna, tuvo 88 apariciones al plato como jardinero. Los siete mejores bateadores designados del 2020 en la Liga Americana por apariciones en plato—Franmil Reyes, Miguel Cabrera, Nelson Cruz, J.D. Martínez, Edwin Encarnación, Shohei Ohtani y Jorge Soler—tuvieron, en conjunto, 71 apariciones al plato que no fueran como BDs, 34 de ellas de Soler y 27 de Martínez. Muchos de los bateadores designados de la Liga Americana no acumularon suficientes apariciones al plato en otros roles para hacer una comparación.

Los dos BDs más utilizados de Pittsburgh fueron penalizados fuertemente: Colin Moran bateó .231/.330/.396 en 106 apariciones al plato como bateador designado y .265/.319/.552 en sus otras 94 apariciones, y Josh Bell bateó .129/.132/.129 en 82 apariciones en la caja como BD, .280/.348/.496 en sus otras 141 apariciones. Otros jugadores fuertemente penalizados fueron Wilmer Flores (.210/.270/.481 en 89 apariciones como BD, .308/.347/.538 en 124 apariciones no-BD) y Jesús Aguilar (.243/.325/.400 en 80 apariciones como BD, .297/.368/.491 en 136 apariciones no-BD). El hecho de que estos cuatro bateadores hayan jugado prácticamente toda su carrera en la Liga Nacional (Aguilar tuvo 64 apariciones al plato con Cleveland, 17 como BD, y Moran tuvo 37 apariciones al plato con Houston, ninguna como BD) sugiere que puede haber un proceso de aclimatación para los nuevos bateadores designados, aunque Ozuna, que ha jugado toda su carrera en la Liga Nacional, fue mejor como BD (.362/.464/.691) que como jardinero (.261/.364/.532).

Es difícil sacar conclusiones sobre la diferencia en la magnitud de la penalización entre las Ligas dadas estas pequeñas muestras. Sin embargo, un examen de la mediana de la penalización en lugar de la media, anulando el impacto de los valores atípicos como Bell y Ozuna, pinta una imagen diferente.

Penalización mediana Liga Nacional Liga Americana
Umbral N Penalilzacíon N Penalilzacíon
20 53 .000 36 .094
40 28 .064 13 .066
60 11 .134 5 .007

Según esta medida, cuanto más grande sea la muestra de apariciones al plato en roles de BD y no-BD, mayor será la penalización en la Liga Nacional, y menor en la Liga Americana. Esto podría sugerir que el proceso de aclimatación hipotizado anteriormente puede ser real, pero los datos, basados en una temporada corta, son demasiado escasos para tomar una decisión final.

***

Una cuestión más interesante, que comprende un experimento natural, es el impacto en la estrategia. La MLB le endilgó un experimento natural a la Liga Nacional: teniendo en cuenta las plantillas de 40 hombres existentes, con escasa oportunidad de ajustarlas, ¿cuál es la mejor manera de implementar una estrategia de bateador designado? No hay respuestas erróneas, sólo malos resultados.

Hubo una clara diferencia entre las dos ligas, una con BDs establecidos, otra no. Seis jugadores de la Liga Americana empezaron 40 o más partidos como BD: Franmil Reyes, Miguel Cabrera, Nelson Cruz, J.D. Martínez, Edwin Encarnación y Shohei Ohtani. Eso son seis más que en la Liga Nacional, donde el BD más utilizado fue Marcell Ozuna, de Atlanta, con 39 titularidades. Sólo cinco jugadores de la Liga Nacional empezaron más partidos como bateadores designados que en el campo (un mínimo de 20 partidos en el BD): Ozuna (39 en BD/21 en una posición), Jesse Winker (35/13), Brad Miller (31/12), Matt Kemp (29/1) y Collin Moran (26/24).

Dadas las limitaciones de la plantilla, los equipos de la Liga Nacional no pudieron imitar el uso de BDs de tiempo completo de la Liga Americana. Pero sí desarrollaron estrategias. En el próximo artículo de esta serie, analizaré cómo los 15 equipos de la Liga Nacional implementaron el BD universal de 2020 y lo que podría significar para la estrategia del BD en el futuro.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.