El experimento de la Liga Nacional con el bateador designado natural: las lecciones


Image credit: Orlando Ramirez – USA TODAY Sports

Esta serie de artículos están basados en la presentación que se ofreció en el Simposio Virtual sobre analítica SABR 2021, acontecido entre el 11 y el 14 de marzo del año en curso.

Traducido por Pepe Latorre

En el primer artículo de esta serie conté la historia del bateador designado en la Liga Americana, un experimento controlado (los equipos sabían que los lanzadores ya no iban a batear) que creó estrategias que evolucionaron con el tiempo. En el segundo artículo me centré en el papel del bateador designado universal en la Liga Nacional en 2020, que puede verse como un experimento natural, en el que los equipos no tuvieron ni tiempo ni oportunidades de ajustar sus rosters. Dependiendo de cómo se miren los datos podríamos haber atendido a un aumento de la llamada “Penalización de bateador designado”, provocando que la producción de los bateadores disminuya como bateadores designados en relación a cuando juegan en el campo. En este artículo analizaré las estrategias de DH de los 15 equipos de la Nacional.

A grandes rasgos, podemos dividir en cuatro grupos las estrategias de los equipos en relación con el DH:

DH a tiempo completo: Marcell Ozuna, de Atlanta, lideró a los bateadores designados de la Liga Nacional con 39 juegos y 179 apariciones en el plato. Jesse Winker, de Cincinnati, fue segundo con 37 juegos y 132 apariciones en el plato. El único otro equipo que abrió con el mismo jugador como bateador designado la mayoría de sus juegos fueron los Cardinals. Estarás contento si tuviste a Brad Miller en tu liga de fantasía como bateador designado a tiempo completo en 2020. Mención especial para los Rockies que iniciaron con Matt Kemp como bateador designado 29 juegos y salió de emergente en otros cuatro.

Rol compartido: Colin Moran, de Pittsburgh (26 aperturas), y Josh Bell (21) acumularon el 78% de las titularidades como bateador designado para los Pirates. Bell es un bateador ambidiestro y Moran es diestro, pero no se le utilizó con pelotón, ya que ambos fueron peloteros a tiempo completo. Los Marlins hicieron algo similar con Jesús Aguilar (19 aperturas como bateador designado) y Garrett Cooper (18), ya que ambos también fueron muy utilizados en la primera base. Los bateadores designados primarios de los Giants fueron Wilmer Flores (21 apariciones como bateador designado y 27 en el campo) y Austin Slater (13 apariciones como bateador designado y ninguna en el campo después del 11 de agosto). El bateador designado principal de los Cubs fue el receptor que no recibía ese día, ya que Willson Contreras inició 18 juegos como designado por 16 de Víctor Caratini.

Sin una decisión clara: durante los primeros 36 juegos de la temporada los Brewers iniciaron 10 y 9 partidos con Keston Hiura y Ryan Braun respectivamente como bateadores designados. Más tarde se hicieron con Daniel Vogelbach, que se hizo con el puesto. Aparte de este caso, las dudas sobre a quién colocar en esta posición fue la norma en la Nacional. Los Mets abrieron con Yoenis Céspedes como bateador designado en siete de sus primeros ocho juegos, pero él optó por no disputar el resto de la temporada. Durante un par de semanas utilizaron a distintos peloteros antes de decidirse por Robinson Canó, que fue el designado principal durante la segunda quincena de agosto. Luego, en septiembre, el equipo utilizó a J.D. Davis y Pete Alonso. En Filadelfia el trabajo se distribuyó entre Andrew McCutchen (16 aperturas), Phil Gosselin (10) y Jay Bruce (ocho cuando no estaba lesionado). También lo usaron para darle un respiro a Bryce Harper en 10 juegos. Howie Kendrick inició la mitad de los primeros 38 juegos de Washington como designado antes de sufrir un tirón en el tendón, su relevo fueron Eric Thames y Asdrúbal Cabrera con 11 aperturas cada uno.

De uno a otro: Esto fue habitual en el Oeste. Solo un jugador de los Diamondbacks (Christian Walker, 14), uno de los Padres (Tommy Pham, 13) y uno de los Dodgers (Joc Pederson, 12) iniciaron más de 10 juegos como bateadores designados. Cada uno de esos equipos dio a 10 peloteros diferentes al menos dos aperturas como designado durante la temporada de 60 juegos. Por el contrario, en 2017, los Angelinos tuvieron solo tres jugadores comenzando dos o más juegos como bateador designado en 162 juegos.

¿Cúal fue el rendimiento de estos distintos enfoques?

  • DH a tiempo completo: utilizado por cuatro equipos que acumularon .241/.336/.452. Atlanta lideró la liga con un OPS de 1.000 en sus DH. St. Louis fue sexto con .771. Los Reds, con .729, fueron octavos, aún por encima del promedio de la liga. Solo los Rockies estuvieron flojos, el OPS de .637 de sus bateadores designados fue el cuarto peor.
  • Rol compartido: utilizado por cuatro equipos que acumularon .203/.290/.348. Esto no salió bien. Los bateadores designados de los Marlins tuvieron un OPS de .746, séptimo en la liga. Cubs, Giants y Pirates fueron 13º (.630), 14º (.596) y 15º (.575), respectivamente.
  • Sin una decisión clara: utilizado por cuatro equipos que acumularon .242/.320/.433. Los bateadores designados de Phillies (.832) y Mets (.827) fueron segundos y terceros en la liga en OPS después de Atlanta. Milwaukee (.683) y Washington (.663) fueron noveno y décimo, ligeramente por debajo del promedio.
  • De uno a otro: utilizado por tres equipos que acumularon 256/.335/.400. El OPS de este grupo se ve muy lastrado por el pobre rendimiento de los bateadores designados de Arizona, quienes tuvieron un ISO de .099, el peor entre los bateadores designados de la Liga Nacional. Pero Dodgers y Padres fueron cuarto y quinto lugar de la liga con unos designados que lograron un OPS de .786 y .779, respectivamente.

¿Moraleja? Un DH a tiempo completo es bueno, pero esto es una tautología. Ozuna bateó .362/.464/.691 como bateador designado, está bastante claro que le vas a dar el trabajo a tiempo completo. Lo mismo ocurre con Winker, que tuvo .245/.364/.527. Incluso Kemp estuvo bien como bateador designado, bateando .239/.308/.431. El problema de los Rockies fue que sus otros bateadores designados se combinaron para batear .188/.260/.282.

Por otro lado, el enfoque de Dodgers y Padres tiene mucho mérito. Juntar a los dos mejores equipos de la liga, crear rosters talentosos y profundos y repartir los turnos.

***

En el momento de escribir esto todavía no sabemos si habrá designado en la Liga Nacional en 2022. Debe negociarse colectivamente y es posible que ya hayas escuchado que el acuerdo entre los propietarios y los jugadores ha expirado. Si finalmente se aprueba lo del bateador designado universal, cuanto más se tarde en tomar la decisión, menos tiempo tendrán los equipos de la Liga Nacional para adaptarse. Efectivamente, podría pasar como en 2020, con varios equipos con pocas oportunidades para prepararse. Sin embargo, ningún equipo va a mejorar respecto a otro durante el cierre patronal.

Por tanto, parece que la estrategia más exitosa empleada en la Liga Americana (tratar de encontrar a un jugador que pueda jugar en el puesto a tiempo completo) puede ser algo difícil de conseguir para casi todos los equipos de la Nacional. También parece probable que la “Penalización de bateador designado” será tan o más grande en la Liga Nacional que en la Liga Americana. Sin embargo, con el tiempo podemos esperar que las diferencias disminuyan. La estrategia de no-bateador designado a tiempo completo implementada con éxito por Dodgers y Padres (y sin éxito por los Diamondbacks) será una opción atractiva, ya que no ocupa una plaza del roster con un jugador que carece de la versatilidad para jugar en el campo. Aunque solo es viable para equipos con plantillas profundas y talentosas. Así que lo normal es que los equipos de la Liga Nacional se concentren más en fichar al próximo Jesse Winker que en contar con jugadores a tiempo parcial como Will Smith de los Dodgers (.500/.538/.833 en 13 apariciones en el plato como designado en 2020) o Jorge Oña de los Padres (.273/.429/.636 en 14 apariciones en el plato como bateador designado en 2020).

Pero eso supone que habrá un bateador designado en la Liga Nacional en 2022, pero aún no es seguro. Terminaré esta serie echando un vistazo a eso.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.