El bateador designado es malo para los osos polares


Image credit: © Vincent Carchietta-USA Today Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

El bateador designado ha llegado a la Liga Nacional. Aquí haré una pausa mientras la sección de comentarios estalla en una furiosa guerra sobre la “pureza del juego”.

¿Ya acabamos?

Bueno, nos guste o no, el BD está ahora en la Liga Nacional. Ahora que todos hemos tenido la oportunidad de procesar nuestros sentimientos, empecemos a hablar de la realidad. Hace unas semanas, Mark Simon en Sports Info Solutions ponderó el caso de Pete Alonso. Los Mets son un equipo que probablemente acoja la nueva regla del BD. Alonso comparte el roster con Dom Smith, quien también es principalmente primera base, pero ha jugado en el jardín durante las épocas oscuras en las que el BD no era una opción. Robinson Canó regresará de su suspensión este año, aunque ahora está al borde de los 40 años. Los Mets tienen varias opciones de jugadores que probablemente todavía pueden batear pero que estarían mejor sin jugar en el campo.

Pero Mark adoptó un enfoque diferente para Alonso. Alonso llegó con las preocupaciones que siguen a cualquier primera base con poder. Está ahí sólo por su bate y por la falta de un BD en la Liga Nacional. Resulta que las métricas avanzadas, incluyendo el propio FRAA de Baseball Prospectus, han encontrado que la defensa de Alonso es perfectamente adecuada. El Oso Polar no va a ganar un Guante de Oro, pero no tiene nada de qué avergonzarse. Pero… a Alonso le gusta saltar, bucear y lanzarse por todo el lado derecho del cuadro. ¿Quizás el bateo designado sería una buena idea aunque sólo sea para evitar un viaje inoportuno a la lista de lesionados?

(Mientras escribía esto, Alonso tuvo un accidente de coche, afortunadamente sin lesiones, aunque los informes dicen que el coche volcó tres veces. ¡Qué horror!)

Alonso, sin embargo, ha negado específicamente cualquier interés en ser un bateador designado, y tal vez tenga razón en esa oposición. Hay una pregunta persistente sobre el bateador designado. ¿Designa a un bateador estar un poco más alejado del juego? Investigaciones anteriores han sugerido que sí, que lo hace. Los bateadores rinden peor cuando se les nombra como bateador designado, incluso cuando se les compara con ellos mismos. De hecho, observamos una penalización similar para los jugadores que hacen de bateadores suplentes, que rinden un poco por debajo de sus propias normas durante esas apariciones. No podemos saber con certeza cuál es la causa del efecto, pero la mayoría de la gente se remite a algo conocido en psicología como la teoría de la excitación. Si no estás prestando atención a nada en general y alguien te llama por tu nombre, a menudo tardas un momento en salir de la ensoñación en la que estabas para atenderle. De la misma manera, el acto de jugar a la defensiva mantiene a un jugador involucrado en el juego, tanto física como mentalmente. ¿Quizás haya algo de eso?

¡Peligro! ¡Detalles matemáticos sangrientos a continuación!

Para investigar este tema, he utilizado un viejo truco favorito, el método de las probabilidades logarítmicas para estimar el resultado de una aparición individual en el plato (¿fue un ponche/caminata/sencillo o no?), utilizando las estadísticas del lanzador, del bateador y de la Liga para el año en cuestión. Crea una variable de control que podemos introducir en una regresión logística, y luego junto a esa variable de control. Por ejemplo, ¿el bateador es hoy el BD o fildea?

Si el bateo designado marca la diferencia, esperaríamos ver que tiene un poder predictivo significativo, por encima de lo que esperaríamos si sólo conociéramos al bateador y al lanzador, y el contexto de la Liga para ese año (y los datos son de 2003 a 2021). Incluí específicamente sólo a los bateadores que habían sido BDs y jugado en una posición durante la temporada. (También controlé la ventaja de la mano, porque 1) sabemos que marca la diferencia y 2) es muy fácil de controlar.

Entonces, ¿los jugadores fueron peores de lo esperado cuando fueron designados sólo para batear? Sí. De hecho, y fue duro. La penalización general por el bateo designado fue del orden de 6 puntos de OBP, y casi todo se vio afectado. Los bateadores se poncharon y caminaron más, pero consiguieron menos hits (de todo tipo). El BABIP bajó, y los bateadores batearon más elevados, pero no más cuadrangulares.

Así que el bateo designado es terrible para ti. ¿O será que no?

Realicé el mismo conjunto de análisis para bateadores quienes tenían el 25% o menos de sus apariciones al plato que estaban en el papel de BD. Volví a ver el mismo patrón. Pero cuando observé al grupo que tenía más del 75% de sus apariciones al plato como BD, no había ninguna penalización por serlo.

Todos esos años de juego entre Ligas, en los que los equipos de la Liga Nacional simplemente cogían a quien fuera y lo ponían en el papel de BD, con, por definición, muy poca formación en la materia, estaban cediendo silenciosamente un poco de ventaja a la Liga Americana. No es de extrañar que, además de la ventaja de campo, existiera una ventaja de “reglas de casa” que favorecía a la Liga Americana.

Voy a ser muy cuidadoso con el siguiente párrafo, porque aquí podrían estar ocurriendo dos cosas. Una de ellas es que los equipos tienen una idea de quiénes sucumben y quiénes no sucumben a la penalización del BD, y esos jugadores tienden a ser clasificados en el montón de BD de tiempo completo, si se ajustan a los otros criterios de la posición (pueden batear, no pueden fildear). Pero lo otro es más interesante. Una de las cosas que he descubierto en el pasado es que no se puede colocar a un jugador en la tercera base y esperar que todo funcione, incluso si ese jugador se traslada desde una posición igual o más difícil. Hay un periodo de adaptación—más o menos media temporada—y hasta que el jugador lo supera, juega como uno de los peores defensas del juego en ese puesto. Los bateadores designados no tienen que preocuparse por el juego, pero mantener la cabeza “en el juego” mientras no se juega puede ser un talento en sí mismo.

En cualquier caso, puede que tengamos que empezar a respetar al bateador designado como una posición que un jugador necesita aprender a jugar. Tenemos la idea de que el bateador designado es algo que literalmente cualquiera puede hacer. ¿Y si no fuese tan sencillo?

Ya que ahora hay 15 equipos más que deben pensar en este tema para la próxima temporada, hablemos de cómo podrían enfocar las cosas a la luz de estos hallazgos. Algunos equipos firmarán a alguien (¡hola “Nelson Cruz a los Nationals”!) Quien fungirá como el “bateador designado principal del equipo”. Algunos equipos utilizarán una rotación de jugadores, utilizando el puesto para dar a algunos un “medio día libre”. Al hacer esto, los jugadores que rotan por ese puesto probablemente no van a ser del todo ellos mismos ese día. El efecto es sólo unos pocos puntos de OBP, y que podría valer la pena, pero es algo a considerar.

Porque ahora tienen que hacerlo.

Tengo que preguntarme si Pete Alonso no sabe algo. Tal vez la reticencia del Oso Polar a ser un BD no es el orgullo de ser un primera base. ¿Y si es modestia y un intento honesto de decir “Mira, no soy el tipo de persona que lo haría bien dadas las exigencias de la posición del BD”? No pedimos a los jugadores de primera base que sean paradores en corto, porque sabemos que las paradas cortas necesita de un conjunto de habilidades totalmente diferente. ¿Y si el mismo proceso de pensamiento se aplicara también a los bateadores designados?

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.