El abridor de los Rangers que ha pasado más desapercibido


Image credit: Brad Penner-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Kolby Allard ha sido bastante maleta desde hace unos tres años, y esta última temporada fue posiblemente la peor. Su anterior problema con las bases por bolas disminuyó, pero fue reemplazado por un problema de hits duros que coincidió con una de las peores tasas de cuadrangulares en la MLB. A menos que haya un cambio sustancial, es razonable esperar otra mala campaña de Allard en 2022 y, dado que no está en la lista de la rotación inicial de los Rangers, tal vez esa sea también su expectativa. Texas ha señalado esta temporada invernal que van a competir desde ya. En este momento, es probable que sólo vean a Allard como profundidad, alguien que coma innings, pero hay vías para que sea un contribuyente legítimo.

No es raro ver este tipo de trayectoria en la carrera de los zurdos de lanzamientos suaves, y eso es lo que más destaca de Allard: lanza despacito: su oferta principal, una bola rápida de cuatro costuras, está por debajo de las 92 millas por hora (148 kph). Se le califica constantemente como un lanzamiento de poca calidad, pero es bueno: su 30,2% de strikes cantados más abanicadas (CSW por sus siglas en inglés) se sitúa en el percentil 65 de los lanzadores abridores con 500 lanzamientos o más, mejor que Robbie Ray y Jameson Taillon. Eso habla de un lanzamiento que juega por encima de su velocidad, lo que puede hacer que te preguntes: ¿por qué?

La respuesta más convincente podría ser su dominio. Después de todo, Allard ha sido considerado durante mucho tiempo como un lanzador con control plus. Y aunque creo que eso es parte de la explicación de por qué su bola rápida juega por encima de su velocidad, deja fuera un componente importante: las características de su bola rápida, o la forma del lanzamiento. Con -4.46 grados, la bola rápida de Allard es una de las más planas de la MLB según el ángulo de aproximación vertical (VAA), que se sitúa en el percentil 86, justo por encima de lanzadores como Walker Buehler, Tyler Mahle y Yusei Kikuchi. Esto significa que su bola rápida entra en la zona en un ángulo mucho más plano en relación con sus colegas. Y si bien es importante tener en cuenta que no todas las bolas rápidas planas son buenas—acabo de escribir sobre cómo la de Josiah Gray no lo es—el VAA es a menudo la explicación de por qué una bola rápida aparentemente ordinaria puede golpear por encima de su peso.

En cuanto a la razón por la que un VAA más plano es mejor para las bolas rápidas, te remito al artículo de Alex Chamberlain sobre el VAA, pero, en pocas palabras, los lanzamientos más planos son engañosos y a menudo están en desfase con el ángulo de ataque del bateador. Chamberlain señala que los lanzamientos VAA planos son particularmente buenos para generar abanicadas en la parte superior de la zona, mucho más que sus contrapartes más pronunciados. En el caso de Allard esto es cierto, pero sólo en cierto modo. En la parte superior de la zona, su bola rápida se clasifica bastante mal en cuanto al porcentaje de strikes abanicados. Sólo cuando observas las bolas rápidas elevadas hacia el lado del brazo es cuando su bola rápida induce abanicadas.

Considera la tabla de bolas rápidas de Allard por whiffs, cortesía de Brooks Baseball:

La bola rápida de Allard genera más abanicadas en la parte superior de la zona, hacia el lado del brazo, lo que es común, pero la disparidad entre los fallos en las bolas rápidas del lado del brazo y del lado del guante es mayor que la mayoría, y eso es importante. Si la bola está más abajo, más hacia el lado del guante, los bateadores empiezan a hacer más contacto. Para Allard, tener que golpear ese punto con consistencia sería una petición difícil, dado el extremadamente estrecho margen de error, y eso no parece un enfoque especialmente sostenible.

Afortunadamente para él, los lanzamientos no vienen en moldes. Incluso cuando se consideran lanzadores de bola rápida con VAA plano, hay variaciones en la forma en que se despliegan. A menudo, eso es en la forma de una bola rápida elevada, como Gerrit Cole, pero las bolas rápidas con VAA planos también tienen la capacidad de hacer que los bateadores vean strikes en la parte inferior de la zona—Shane Bieber y Buehler son dos ejemplos notables de este enfoque.

Aquí está una bola rápida de Bieber en acción:

Y la de Buehler:

Nótese que ambos lanzamientos están en cuentas de dos strikes. Eso significa que Luis Robert y Fernando Tatis Jr. están en alerta máxima, listos para proteger la zona, y sin embargo, en ambos casos, toman el lanzamiento para el tercer strike. Sobre el papel, es desconcertante, pero cuando ves los lanzamientos, puedes ver por qué lo hicieron. Incluso en la parte inferior de la zona, donde las bolas rápidas entran en la zona en ángulos más pronunciados, tanto las bolas rápidas de Bieber como las de Buehler viajan más rectas de lo que los bateadores anticipan, lo que significa que terminan centímetros más arriba de lo esperado. Dado que los bateadores también tienen en mente las ofertas secundarias de ambos lanzadores, no es de extrañar que sus bolas rápidas produzcan tantos strikes.

Puede que veas a dónde quiero llegar con esto. La bola rápida de Allard es igualmente efectiva en la parte baja de la zona. Aquí está, en una cuenta de 0-2 contra Chris Taylor:

Su bola rápida quizás no sea tan estéticamente agradable como la de Bieber o Buehler, pero es casi tan eficaz en términos de lanzar strikes. Aquí, lleva a un bateador muy bueno en Taylor a tomar un strike en una cuenta de 0-2—lo que, de nuevo, habla de su engaño—pero también, el 44.5% de CSW de la bola rápida de Allard en la parte inferior de la zona se ubica en el percentil 76 para los iniciadores desde 2019, por encima de lanzadores como Tyler Glasnow, Trevor Bauer y Max Scherzer. Cuando se compara eso con su 26.6% de CSW en bolas rápidas elevadas, está claro que, en términos de lanzar strikes, su bola rápida se despliega mejor en la parte inferior de la zona.

Esto también es cierto para la supresión de contacto con los barriles de los bates. Aquí hay un mapa de calor de la bola rápida de Allard, por potencia aislada:

Al igual que otros lanzadores, Allard necesita sobre todo alejarse del centro del plato, donde permite barriles de forma desproporcionada. Pero por lo demás, ya sea por CSW o por potencia aislada, los resultados de Allard en las bolas rápidas hacia abajo en la zona han sido excesivamente favorables, por lo que debería lanzar más al fondo de la zona.

Por supuesto, el objetivo no es que Allard sólo lance sus bolas rápidas en la parte inferior de la zona—cualquier buen lanzador mezclará sus ubicaciones y cambiará el nivel de los ojos del bateador. Pero la esperanza es que Allard enfatice donde su bola rápida juega mejor, y claramente, eso es en la parte inferior de la zona, con bolas rápidas ocasionalmente elevadas cuando necesita una abanicada o simplemente busca cambiar las cosas.

Cada vez es más difícil para los equipos encontrar una ventaja sobre el resto de la Liga. Kolby Allard no cambiará drásticamente el equipo de los Rangers, pero es muy posible que se incorpore a la parte posterior de la rotación y les proporcione una temporada de entradas de calidad, lo cual es muy valioso. Los Rangers tienen una plantilla defectuosa, y aunque su temporada invernal está lejos de terminar, al final del día, son jugadores como Allard los que necesitarán desarrollar si buscan mantener un equipo ganador.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.