¿Daulton Varsho tiene demasiado helio?


Image credit: Charles LeClaire – USA TODAY Sports

Traducido por Fernando Battaglini

Usted va a escuchar mucho esta semana sobre cuán cuestionable es la posición del receptor. Sin duda, va a haber algunas sorpresas como las de Eric Haase, en los 10 primeros clasificados en la posición, aunque solo sea por la razón de que será un grupo increíblemente fácil de clasificar dado el estado de uso del receptor y la escasez de verdaderos bates de élite en la posición.

Sin embargo, solo había una opción para el 10/90 de esta semana: un jugador que pudiera proporcionar una producción verdaderamente única y que al mismo tiempo careciera del historial para demostrar que es sostenible durante una temporada completa. Para poner la guinda encima del helado, es uno de los nombres más calientes de esta temporada de selección y se está convirtiendo en el cuarto receptor fuera del tablero. ¿Es Daulton Varsho un receptor de fantasía en ciernes de élite o un bateador por debajo del promedio con demasiado helio?

El 90mo Percentil.

Si nada mas la Escala 10/90 trata de encontrar valores atípicos, y Varsho es ciertamente capaz de lo que casi ningún otro receptor es: robar bases. Sus 13 bases robadas proyectadas son seis más que el receptor en segundo lugar. Agregue su proyección de 20 jonrones y tendrá un jugador que sería codiciado en cualquier posición, y mucho más como receptor. Tiene la velocidad para respaldarlo, llegando a la primera base en 4.2 segundos en promedio y alcanzando 75 pies en 3.37 segundos.

Sin embargo, Varsho no es solo un comerciante de velocidad. El hizo avances significativos en el plato en comparación con su temporada de debut, agregando seis puntos porcentuales a su tasa de contacto y reduciendo su tasa de ponches al 21.3 por ciento, mientras seguía recibiendo boletos a un ritmo superior al promedio. Sin embargo, los números de toda la temporada subestiman considerablemente la mejora de Varsho, ya que su decepcionante primera mitad con muestra pequeña de datos fue seguida por una segunda mitad en la que bateó .290/.349/.530 en 60 juegos.

Solo hay 26 jugadores en total que están proyectados para llegar incluso a 20-10, y no debería sorprender que Varsho sea el único elegible detrás del plato. Fue promocionado como un posible contribuyente superior al promedio tanto en poder como en promedio de bateo como prospecto. Esa segunda mitad mostró el tipo de contribución que podía hacer en promedio. Incluso si pensamos que .290 podría ser un poco codicioso, considere que los receptores colectivamente batearon .229 en 2021. Varsho bateando .260 sería un gran impulso en la posición.

Eso es cierto incluso antes de que incorporemos el factor de volumen o la versatilidad de Varsho. Solo cuatro receptores hicieron más viajes al plato que el joven Diamondback en la segunda mitad. Uno de esos (Buster Posey) ya no está en la liga. Varsho está esencialmente garantizado para terminar entre los diez primeros en términos de volumen debido a la voluntad de Arizona de desplegarlo en los jardines, donde apareció en 49 juegos. Eso es útil desde la perspectiva de carreras y carreras impulsadas, independientemente de las contribuciones en otros lugares, pero combinado con el hecho de que puede ayudar en las otras tres categorías de cinco por cinco, es un gran beneficio.

En el percentil 90, se proyecta que Varsho batee .271 con 27 jonrones y 14 robos, una actuación que recuerda la producción de Manny Machado el año pasado. Ese ya es el tipo de ventaja que estamos viendo antes de tener en cuenta la elegibilidad de Varsho en fácilmente la peor posición en ligas de fantasía. La perspectiva de esa ventaja hace que valga la pena pagar el precio de un top 100, y la amplia base de habilidades y el volumen mejorado significan que tiene un piso inusualmente alto al que recurrir. Puede parecer excesivo llevar a Varsho dentro del top 100, pero su proyección del percentil 50 lo convierte en un jugador top 30 en general.

El 10mo Percentil             

Con el debido respeto a 2020, 60 juegos no hacen una temporada. Hasta la fecha, Varsho tiene 430 apariciones en el plato de Grandes Ligas a su nombre y ha bateado .231 con 14 jonrones y 9 robos. Eso es aceptable como receptor, y la ventaja es atractiva, pero Varsho está siendo reclutado como si ya lo hubiera hecho. Una posición promedio en la selección (ADP, en inglés) en los 90 es alarmante dada esta falta de trayectoria y las exigencias del puesto. Su selección mínima en el Campeonato Nacional de Béisbol de Fantasía (NFBC, en inglés) de 31 es, francamente, aterradora.

Varsho no es el receptor más rápido de las mayores, por supuesto. Ese honor pertenece a J.T. Realmuto, que es un atleta y jugador fantástico y, al mismo tiempo, una historia de advertencia sobre lo difícil que es mantener buenas tasas de base robadas mientras se es receptor. Realmuto solo ha alcanzado los dos dígitos en robos dos veces en su carrera, a pesar de ser uno de los jugadores más rápidos del béisbol. No hay ninguna razón particular para esperar que Varsho mantenga una tasa de éxito del 100 por ciento, y seis intentos en 109 oportunidades es una tasa extremadamente baja.

Por el momento, aceptemos la premisa de que Varsho se unirá a Realmuto como contribuyente de robos de dos dígitos en la posición. Todavía tuvo un desempeño ofensivo por debajo del promedio según la estimación de DRC el año pasado, registrando 94 a pesar de esa segunda mitad al rojo vivo. Su promedio merecido indica que no tuvo la mala suerte de terminar donde lo hizo, en .244, y su promedio esperado de Statcast fue similar en .248. Entre los jugadores con más de 300 apariciones en el plato, no se ubicó entre los 100 mejores bateadores por ninguna medida de poder. Prorrateado en más de 500 apariciones en el plato, su total de jonrones sería de 17, un número nada especial.

También hay más incertidumbre de lo que sugeriría su costo en la selección. Varsho podría parecer la alternativa más probable a Ketel Marte en el jardín central por ahora, Alek Thomas está al borde de las mayores y no se sentará en la banca cuando llegue. Varsho no desplazará a Carson Kelly como el receptor principal, y existe la posibilidad de que Arizona se concentre en desarrollar más sus habilidades de receptor, lo que podría ser bueno para su elegibilidad a largo plazo, pero casi seguro que no lo será para su producción en ligas de fantasía. La historia está plagada de ejemplos de jugadores que tuvieron dificultades en el plato mientras lograban dominar otros aspectos del juego.

Los Diamondbacks también son… bueno, malos. PECOTA proyecta que pierdan 90 juegos tal como están constituidos actualmente, y es difícil imaginarlos haciendo movimientos posteriores al cierre patronal que muevan significativamente la aguja. En todo caso, se quedarán más atrás de los Dodgers, Giants y Padres. Es razonable preguntarse cuánta ayuda obtendrá Varsho en el departamento de estadísticas más allá de Marte, que a menudo se lesiona.

En la posición de receptor las opciones son poco profundas. Lo entiendo. Es tan superficial que reclutar a un receptor con bateo de .240 con poder de 15 jonrones y que podría sumar algunos robos dentro del top 100 es realmente atractivo. También es un desperdicio desesperado de una selección en un punto del draft, en el que podrías elegir a lanzadores jóvenes y emocionantes como Trevor Rogers o Alek Manoah. Podrías seleccionar a Carlos Correa o apostar por un rebote de Cody Bellinger o Christian Yelich.. No deje pasar la oportunidad de una estrella genuina por perseguir robos de un receptor.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.