Buscando en contenedores de basura lanzadores que bateen hits


Traducido por Marco Gámez

Cuando se trata de batear, los lanzadores son un conjunto de un solo elemento, y ​​ese elemento es poncharse. A ellos les encanta eso. Los lanzadores se poncharon en el 44,8% de sus apariciones en el plato durante 2021, un aumento del 6,4% en solo los últimos cuatro años. Elimina esos toques de sacrificio (y las muy ocasionales bases por bolas), y los mandaron a sentarse en el dugout durante más de la mitad de sus turnos al bate por primera vez en la historia de la liga, a menudo sin que siquiera el bate se hubiese apartado de su hombro. La espiral de muerte del bateo de los lanzadores no es nueva y tampoco va a desaparecer.

Como ocurre con todo lo demás que está fuera de nuestro control en nuestras vidas dolorosamente limitadas y profundamente conscientes, no tenemos idea de si hemos visto el último hit de un lanzador hasta que el próximo manager de los Mets accidentalmente se queda sin bateadores en el banco. Por ahora, sigue siendo uno de los millones de detalles que actualmente conforman el béisbol, cuya permanencia dependerá de cuánto dinero valga para una de las partes sentadas en la mesa de negociaciones, junto con el “salario digno para los jugadores de ligas menores” y “el número de equipos en los playoffs aumentado a 24 y determinado por la cantidad de bolsas de Doritos Locos Tacos compradas dentro de cada municipio”. Es difícil imaginar a la Liga Nacional manteniendo el bateador designado para siempre, pero también es difícil imaginar a los dueños pagando quince jugadores adicionales para ser competidores.

Pero creas o no en el bateo de los lanzadores, basado en la lealtad hacia el abuelo / tía / benefactor calvo rico que te adoctrinó en tu amor por el béisbol durante la adolescencia, está bastante claro que son incapaces de batear. Sí, técnicamente todavía es posible e incluso legal que un lanzador llegue a la base gracias a una bola bateada, pero hay un punto en el que todo logro legítimo es casi parte de la ejecución de un ritual. Los lanzadores caminan hacia el plato con corredores en circulación y su mano simplemente se mueve hacia arriba en la parte superior del bate. Incluso el juego de ajedrez echó un vistazo a sus propias reglas y dijo: “Saben qué, ahorremos a todos algo de tiempo y dejemos que el peón se mueva dos casillas a la vez, todos sabemos cómo va a resultar esto”.

Pero eso es asunto para otro día, probablemente uno dentro de cinco o seis meses. Ahora, en la época de las tradiciones navideñas y de los escritores de béisbol desesperados, la mitad de los lanzadores todavía tienen que cumplir con la tarea, lo que significa que deberíamos ver cómo, si no mejorarlos, al menos disminuir el daño. ¿Están los lanzadores bateando mal?

Primero, echemos un vistazo a los intentos de toque basados ​​en el conteo.

Hay cierto sesgo de supervivencia en juego aquí, porque los lanzadores que van al plato decididos a tocar probablemente conseguirán uno antes de que el conteo vaya muy lejos. En caso contrario, probablemente no haya mucho aquí para sorprenderte, dada la regla de que con dos strikes un toque de pelota en foul es el tercer strike y es un ponche, regla que sabes que se decidió en 1845 cuando un tipo en el norte del estado de Nueva York decidió ser un idiota total y arruinar la tarde de todos.

Sin embargo, la regla no es suficiente. Las tasas de intentos de tocar no deberían bajar con dos strikes; deberían subir. Es cierto, sus posibilidades de que lo ponchen debido a un toque de bola en foul no son escasas con dos strikes. Pero tampoco lo son las posibilidades de ser puesto out por cualquiera de las innumerables formas de fracaso. Compara:

Lanzadores Alcanzó la base por batear Alcanzó la base por tocar la bola, sin corredores en base Sacrificios
Cualquier conteo 14.7% 23.1% 60%
2 strikes en el conteo 4.9% 0% 31%

Advertencia sobre el tamaño de la muestra: Esa casilla central inferior del cuadro es un total de cero en ocho turnos, tres de ellos fueron ponches y los otros cinco fueron outs en el campo de juego. La casilla central superior, para todos los intentos, es de 6 en 26 turnos. Lo cual es una cifra ciertamente pequeña, pero visto de otra manera, seis lanzadores vinieron a batear sin corredores, el antesalista se adelantó hasta la mitad del camino hacia el plato y los lanzadores, de todas maneras, lograron tocar exitosamente. En realidad, es algo impresionante, de una manera triste, como tantas novelas de Steinbeck.

Aún así, la principal conclusión es que tocar la pelota es más difícil con dos strikes, pero así es la vida. Tener el doble de probabilidades de ser out en intento de toque se ve superado por tener tres veces más probabilidades de ser out abanicando el lanzamiento. Los bateadores de poder han dejado de preocuparse por poncharse; los lanzadores deben dejar de preocuparse por poncharse en intento de toque.

También está la cuestión de cómo los lanzadores manejan su repertorio. Es como si estuvieras ofreciendo consejos de disparar a cazadores de focas bebé, pero los lanzadores no están siendo lo suficientemente duros contra sus colegas. Este es un desglose de los tipos de lanzamientos ofrecidos en 2021 cuando el lanzador entra en la caja de bateo:

Los lanzadores vieron un 75% de rectas en sus apariciones en el plato el año pasado. ¿Y por qué no? Si no van a poder pegarle de todos modos, lo bombean hacia la zona y mantienen baja la cifra de lanzamientos. Excepto cuando se trata de tocar la bola, no todos los lanzamientos son iguales. Este es un desglose de las tasas de éxito de toque, por tipo de lanzamiento, cuando se intentó tocar:

Tipo de lanzamiento Tasa de lanzarlo Tasa de toque exitoso
Cuatro-costuras Bola Rapida 50% 35%
Cutter 6% 22%
Sinker 20% 17%
Slider 12% 27%
Cambio de velocidad 4% 30%
Curva 6% 15%
Total 98%* 31%

* Algunos lanzamientos no fueron identificables, porque la perfección es imposible incluso en  un año de la llamada post-tecnología como 2021.

Y en términos de colocación, aquí está un desglose de la frecuencia (entre paréntesis) que el lanzamiento está en cada sección de la zona de strike en los intentos de toque, y a qué tasa dichos intentos de toque se convierten en sacrificios o sencillos:

(7.2%)
30%
(5.1%)
22%
(7.7%)
33%
(8.1%)
40%
(5.6%)
36%
(10.9%)
35%
(14.9%)
40%
(8.7%)
29%
4.6%
31%
7.1%
31%
(5.9%)
23%
(6.2%)
22%
(7.3%)
15%

Los lanzamientos bajos son más difíciles de tocar con éxito que los lanzamientos altos, y los que van hacia el interior de las manos son más difíciles de tumbar que los que van hacia el exterior. Esto explica por qué los sinkers altos fueron tan buenos lanzamientos contra toques; un lanzamiento en movimiento es difícil de tocar, pero la colocación es igualmente importante. Cuando el lanzador-bateador ni siquiera pretende hacer un swing, tiene sentido que el lanzador sea igualmente predecible y simplemente apriete sus manos, o al menos mantenga el lanzamiento bajo. Después de todo, hay una diferencia entre un out fácil y uno automático.

Es comprensible revisar todo este análisis y decidir que todo el proyecto no vale la pena. (El bateo de los lanzadores, y no mi carrera como redactor deportivo, afortunadamente). Optimizar estos enfrentamientos es como intentar cocinar el Hot Pocket perfecto. Admito que esta investigación hace que 2012 se sienta como un infierno, y lo es, pero para ser justos, estamos exactamente en el mismo lugar en el que estábamos entonces; a veces, una propuesta del Presidente durante el discurso anual ante el Congreso es simplemente señalar un cadáver. Hasta que nos digan lo contrario, MLB ha decidido seguir alimentando a sus fanáticos con derivados del almidón cada noveno turno al bate, como una especie de subproducto de relleno de béisbol, así que seguiremos con eso.

Personalmente, me gusta el toque de bola. Me gusta la naturaleza del toque de bola, conectarla para que gotee, la rara ocasión en que el bateador, no el lanzador, se vuelve proactivo y hace que el lanzador reaccione ante él, en lugar de reaccionar al lanzamiento. Estéticamente, un buen toque es una jugada emocionante. Pero el buen toque está tan en peligro de extinción como los leopardos de las nieves y las aperturas de siete entradas, y es inútil apoyar algo que, en el ambiente moderno del béisbol, no puede sobrevivir.

Si el bateador designado llegara a la Liga Nacional, no me sorprendería. Pero si queremos que los lanzadores bateen, también podemos darles algo, una pequeña migaja por la que valga la pena luchar. Es por eso que en lugar de prohibir los ajustes defensivos, recomendaría prohibir que los jugadores de cuadro invadan una cierta línea en el césped del cuadro cuando un lanzador está en el plato. Ya pasó la hora de pedirles a los lanzadores que bateen, pero aún podemos pedirles que toquen, especialmente si hay un punto a lo largo de la línea de la tercera base, por pequeño que sea, que les garantice un hit. Piense en ello como si fuera el deporte llamado curling, pero en el béisbol. ¡A todo el mundo le encanta el curling!. Al menos, a todo el mundo le gusta más el curling que los ponches con tres lanzamientos.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.