Abrazando al debate: edición receptores


Image credit: Ken Blaze-USA TODAY Sports

Traducido por José M. Hernández Lagunes

Sin que los primeros días de los entrenamientos de primavera nos proporcionen ejercicios útiles como analizar en exceso la efusividad con la que los entrenadores elogian una sesión lateral o buscar el significado de los partidos interescuadras, me he dedicado a estudiar detenidamente los datos de la posición promedio de selección (ADP por sus siglas en inglés) en la NBFC. Y hay pocas cosas que me gusten más que pensar en los jugadores que, sea cual sea su ADP, tienen rangos de resultados notablemente amplios.

Echemos un vistazo a estos extremos a través de la lente del arbitraje en el último contrato colectivo de trabajo, que tal vez hayas escuchado que expiró, manejó el arbitraje salarial. Es decir: ambas partes presentan una cifra y el mediador no puede dividir la diferencia, sino que tiene que elegir una u otra.

Yasmani Grandal: Alto 27, Bajo 155.

Vaya que esta es difícil. Hay pocos receptores en el juego que se sientan más redituables en una posición poco profunda que Yasmani Grandal, ¿verdad? Ha jugado para tres equipos diferentes desde 2016, pero ha conectado al menos 22 cuadrangulares en cada temporada completa desde entonces, y en 2021 en Chicago se ha visto muy parecido, si no mejor, después de batear .240/.420/.520.

Sin embargo, ¿se puede usar una selección tan temprana en un receptor de 33 años, cuando otros que van en esa área son de la talla de Yordan Álvarez o Shane Bieber? También puede haber signos de declive, como una caída en la tasa de batazos de línea que se alimenta directamente de un aumento en la tasa de roletazos. Además, los cuadrangulares de la temporada pasada se produjeron con una tasa de HR/FB del 28.4%, casi el doble de la media de la Liga. Aun así, el percentil 50 de PECOTA no espera ningún cambio real: .235/.391/.463 con 22 cuadrangulares.

Además, aparte de él, las otras opciones de mayor draft tienen notablemente poco historial. Keibert Ruiz y Mitch Garver (al que ya llegaremos) son receptores con un ADP de top-10. Podrías escoger a Grandal, encontrar un refuerzo fuerte y pensar en otros puestos en el roster. Sin embargo, la combinación de banderas rojas y la realidad de que incluso un año típico de Grandal crea un déficit en el promedio de bateo es suficiente para que yo diga que pases al puesto 27 y esperes al 155.

Tyler Stephenson: Alto 67, Bajo 255.

Este es mucho más fácil. En muchos sentidos, es lo opuesto a Grandal—poca trayectoria, con la mayor parte de su valor construido en un promedio de bateo de .286 la temporada pasada, que fue mucho mejor cuando no estaba intentando jugar primera base. Además, tiene una clara posibilidad de ocupar el puesto de receptor de Cincinnati a tiempo completo, ya que Tucker Barnhart fue enviado a Detroit antes de que se efectuara el cierre patronal.

¿Pero qué tan real creemos que fue ese promedio de bateo? ¿Lo suficientemente real como para tomarlo en lugar de Edwin Díaz, cuyo ADP es de 67? Me encanta la tasa de batazos de línea, pero el poder es limitado—10 cuadrangulares en 402 apariciones al plato la temporada pasada—y conecta la bola al suelo con mucha frecuencia, poniendo aún más presión sobre el promedio de bateo para construir su valor. Hizo prácticamente lo mismo en Doble-A en 2020, pero su promedio en los niveles inferiores se hundió muy por debajo de .280, y PECOTA tiene sus dudas de que se mantenga alto—un resultado de .250/.335/.387 en el percentil 50 es un sombrío recordatorio de lo que sucede si no lo hace. Eso sigue siendo sólido para un receptor, pero no tan alto. Stephenson me agrada pero a largo plazo, y la respuesta aquí es esperar a 255, donde lo tomaría y a su tiempo de juego garantizado por delante de Spencer Torkelson y su desconocido cronograma para unirse a Detroit.

Mitch Garver: Alto 112, bajo 331.

Vaya que si esto es un rango. ¿Seleccionas a Garver alrededor de tipos como Ryan Mountcastle y Blake Snell, o esperas y confías en engancharlo en el rango de Rowan Wick? El problema con Garver nunca es la producción, sino la salud. Eso fue cierto incluso el año pasado, cuando las lesiones lo limitaron a 68 partidos, pero aun así terminó con 13 cuadrangulares y una línea de .256/.358/.517. Y sobre el promedio de bateo—estábamos hablando de Stephenson y dónde podría jugar por el costo del draft. Una marca de .256 representa en realidad el décimo mejor promedio de bateo de los 37 receptores con al menos 240 apariciones al plato el año pasado.

El sueño, por supuesto, es una reedición del 2019, donde Garver tuvo una línea de .273/.365/.630 con 31 cuadrangulares. E incluso si es poco probable, ese no es un resultado imposible, después de todo, por lo que podría estar figurando en el extremo superior de su precio. Pero incluso si el Garver que obtienes es un jugador de medio tiempo, eso sigue siendo valioso después de la selección 100. Es casi seguro que Will Smith no está, J.T. Realmuto se ha ido más tiempo del que estaba disponible, e incluso gente como Willson Contreras, que va a estar cerca de Garver, podría requerir planes de respaldo.

Joey Bart: Alto 172, Bajo 519.

Este es mi favorito. ¿Qué, exactamente, vio alguien en Bart a partir de 2021 que le llevó a seleccionarlo dentro de los 200 primeros? Sé que Buster Posey no va a volver y que este es el trabajo de Bart, pero el ex primera ronda de la vida real apenas jugó en las Grandes Ligas el año pasado y registró una línea pedestre de .294/.358/.472 en la antigua Liga del Pacífico, donde pasó la mayor parte del tiempo. ¿Lo tomamos por delante de receptores como Gary Sánchez, Carson Kelly y Max Stassi? Eso es tener fe en San Francisco como una tierra donde todo el mundo alcanza su máximo resultado—más fácil de creer después de obtener una marca de 107-55 el año pasado, lo admito, pero todavía una caña delgada en la que colgar tal selección.

PECOTA tiene a Bart produciendo en una línea mucho más cercana a la de ser reclutado después de la selección 500, con su proyección de percentil 50 llegando a .225/.281/.377. Ahí es donde deberías apuntarlo, en el vecindario de Lars Nootbaar y Justin Upton. Y yo probablemente me inclinaría por Nootbaar en ese lugar, a menos que realmente pospongas la selección de un receptor.

Thank you for reading

This is a free article. If you enjoyed it, consider subscribing to Baseball Prospectus. Subscriptions support ongoing public baseball research and analysis in an increasingly proprietary environment.

Subscribe now





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.